Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa corta el grifo a Nokia

Pagaba a Nokia 22 millones de euros para desarrollar una plataforma única europea

Europa no paga a traidores. En noviembre la Comisión Europea dijo que Symbiam era la esperanza para la industria tecnológica europea y por eso le daba 22 millones de euros. Dos meses después, Nokia caía en brazos de Microsoft, sus móviles llevarán Windows, y Symbiam, hasta ahora primer sistema operativo mundial made in Europe tiene firmada su sentencia de muerte. Ayer, la Comisión Europe rectificó, y la comisaria Neelie Kroes canceló la ayuda de los 22 millones de euros.

Con ese dinero público, la empresa privada Nokia iba a crear el consorcio semipúblico SYMBASE, una plataforma común europea para los desarrolladores de software de móviles. También era una forma de reforzar y apostar por Symbiam, uno de los escasos productos tecnológicos nacidos en Europa y que mantiene un liderazgo mundial.

El sistema operativo de Nokia estaba amenazado por el crecimiento del sistema de Google, Android, y de Apple, iOS. Sin embargo, a los dos meses de la firma del acuerdo, Nokia -que había nombrado un consejero delegado procedente de Microsoft- acordó que sus móviles llevaran en el futuro el sistema operativo Windows Phone, que no tenía mercado alguno.

Según diversas fuentes, Microsoft pagó unos 2.000 millones de euros para conseguir meter en los móviles Nokia su sistema operativo.