Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica prueba en Brasil la publicidad personalizada

El internauta ha de aceptar previamente el test

Un método de publicidad personalizada, que en el pasado tuvo problemas en Estados Unidos y Reino Unido al ser considerada una herramienta intrusiva que afectaba a la privacidad, vuelve a estar siendo probada por distintas operadoras. Una de ellas es Telefónica que, según The Wall Street Journal, realiza un test en Brasil. Para evitar nuevos problemas, ahora se solicita al internauta que acepte voluntariamente participar en la prueba.

La tecnología es conocida como Inspección Profunda de Paquetes (IPP) y es capaz de analizar los paquetes que circulan por Internet. Se trata de un método más potente que las tradicionales cookies (galletas), también empleadas para rastrear la actividad del internauta, porque la IPP no inspecciona solamente la navegación del internauta. Se trata de una tecnología utilizada por las agencias de inteligencia.

Ahora, dos compañías estadounidenses, Kindsight y Phorm la están relanzando para mejorar la emisión de publicidad personalizada en función del conocimiento que se tiene de los hábitos del internauta. Las empresas aseguran que no usan todo el potencial de la citada tecnología y que se pide previamente el consentimiento del internauta.

Para convencer al internauta para que permita este tipo de rastreo de su actividad, las empresas ofrecen a cambio servicios gratuitos de seguridad informática o información personalizada en función de sus intereses. Kindsight asegura que su sistema puede conocer si el internauta está en la Red por motivos de trabajo o lúdicos lo que permite ajustar los mensajes publicitarios dirigidos a él. Las autoridades de Estados Unidos han avisado que la condición para emplear este método es advertir claramente al internauta sobre el rastreo de datos y obtener su consentimiento.

En Brasil, las operadoras Oi y Telefónica están probando esta tecnología. Un portavoz de Telefónica ha comentado al citado diario que la prueba se realiza con mil internautas que disponen de banda ancha y no decidirán su implantación hasta evaluar los resultados. El internauta puede conectarse o desconectarse de la prueba a voluntad. Un portavoz de Telefónica ha subrayado a EL PAÍS que se trata de una prueba piloto no comercial en la que todos los participantes conocen de qué se trata y pueden renunciar a la misma en cualquier momento.

Las dos compañías que ofrecen esta tecnología afirman que no manejan identidades reales y destacan que su método, a diferencia del tradicional sistema de rastreo de la actividad en la web, que no distingue a distintos usuarios de un mismo ordenador, puede generar distintos perfiles de conducta.

Alguns operadoras británicas probaron entre 2006 y 2007 el método de Phorm. BT lo hizo sin avisar a sus clientes que advirtieron que al solicitar el acceso a una web eran enviados a través de una dirección desconocida. Cuando en 2008, BT reveló que estaba haciendo las mencionadas pruebas, las denuncias de los internautas forzaron una investigación oficial.