Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo el 0,2% de las viviendas construidas en 2006 incorporaron servicios domóticos

El concepto de hogar digital cala lentamente entre los constructores, aunque la patronal Asimelec prevé “una explosión” en los próximos años.

España avanza lentamente en lo que se conoce como Hogar digital. De las 22,9 millones nuevas viviendas que se construyeron en 2006, sólo 64.000 tenían incorporadas tecnologías aplicadas a la gestión de los electrodomésticos, seguridad u ocio.

Este es uno de los datos que se desprende del segundo estudio realizado por la consultora Acceda a petición de la Comisión Multisectorial del Hogar Digital de la patronal Asimelec, quien está impulsando varias iniciativas para promover la introducción de infraestructuras tecnológicas en la construcción de viviendas.

El avance de las viviendas digitales es lento pero está empezando alcanzar un buen ritmo de crecimiento. Este año se calcula que este tipo de construcción sume 142.000 casas de los 23,5 millones de viviendas que se prevén construir. Esta cifra se elevará a 452.000 viviendas en 2008, y hasta 904.000 el siguiente año.

El estudio de Acceda cifra el mercado de los servicios digitales en 128 millones de euros, y espera que alcance los 200 y los 400 millones en los años posteriores.

“El próximo año va a ser el de la explosión”, asegura Valentín Fernández , director técnico de Acceda, quien cree que la evolución de este mercado no puede ser tan rápida como la expansión de la banda ancha, por ejemplo, pues se mueve en otros plazos. Una nueva vivienda puede tardar entre 18 y 24 meses en construirse.

En cualquier caso son los promotores y los constructores quienes tienen en la llave para que los servicios digitales entren a formar parte de las viviendas. La compañía Lartec, especializada en soluciones domóticas, confirma el gran avance que está viviendo este sector. De las 10.000 viviendas con servicios digitales que entregó en 2006 ha pasado a 23.000, que ya tiene firmadas para ser entregadas este año.

La preocupación de Asimelec pasa ahora por impulsar el concepto de Hogar digital, pero con unas garantías de servicio y unos estándares de calidad.

Hogares digitales sin mantenimiento

“Ha habido juego sucio para los primeros clientes de los hogares digitales, en los que nadie se ha hecho cargo del mantenimiento de estos servicios”, reconoce Miguel Ángel Blanco, presidente de la Comisión de Hogar Digital en Asimelec, quien ha situado entre sus prioridades crear un sello de calidad.

“Vamos a crear un libro blanco en el que se den unas guías para la adopción de estos servicios, y un sello de calidad que ofrezca las garantías de buen funcionamiento y que existen servicios de mantenimiento y soporte”, recalca.

En cualquier caso, Asimelec espera que estas guías sirvan de referencia a las administraciones cuando traten de definir o regular las exigencias que deberán cumplir las casas del futuro.