Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Carlos Ayala, presidente del Partido Pirata

“Me voy a pasar totalmente a Linux”

El presidente de la Junta Directiva Nacional del Partido Pirata pretende representar en el Congreso a los partidarios del software libre

Nombre de bucanero con el que inscribirse en la lista de partidos políticos del Ministerio del Interior. Carlos Ayala es el presidente de la Junta Directiva Nacional del Partido Pirata y pretende representar en el Congreso a los partidarios del software libre. Además, aboga por reformar la Ley de Propiedad Intelectual y por la recogida de firmas para posicionarse en otros temas, como el acceso de los jóvenes a la vivienda.

Este ingeniero de telecomunicaciones dice que su grupo, nacido de sus hermanos suecos, el Piratpartiet, quiere “universalizar la Sociedad de la Información”. Para ello se encuentra en campaña permanente y responde a los e-mail para cerrar un encuentro digital con los lectores no solo en formato .DOC sino también en .ODT, OpenDocument. Con ello recomienda este formato abierto, que se puede aprender a usar en http://es.openoffice.org.

Su guerra contra Microsoft no solo consiste en pregonar la existencia del OpenOffice (el equivalente abierto a MS Office) sino que, a partir de marzo, quiere reformar por completo sus PC. “Me voy a pasar totalmente a Linux”, promete. Va a necesitar meter horas porque además de un Intel Celeron y un AMD Athlon XP usa un Pentium II. “Este último me costó 25 euros y lo quiero emplear como router de red privada”. Pero Ayala, de 26 años, nunca encuentra tiempo para poner en contacto sus diferentes ordenadores.

A pesar de que se ha metido en política, este murciano nacido en Barcelona aprecia “saber qué depara el futuro, al menos en casa”. Y se esmera por tener controladas sus cosas: “De Linux puedo esperar Kubuntu [variante de la surafricana Ubuntu]”. Lo conoce por el Relaciones Públicas de su partido. En su PC viejo probará el sistema operativo Sun Solaris 10: “Me lo envió la empresa creadora de Java, Sun Microsystems”. Lo consiguió gratis, por una promoción para convertir Java en Software Libre.

El milagro de la tecnología

Después de ver la película de Matrix, donde los hombres hacen de pilas para las máquinas sin saberlo, Ayala matizó su sueño, el que le llevó a estudiar telecomunicaciones. “Cuando estaba en el instituto quería crear implantes cibernéticos para mejorar el rendimiento corporal y el aprendizaje”. Luego se le chafó un poco la idea. “Me surgió el eterno debate entre la bondad del desarrollo tecnológico y sus implicaciones éticas y morales”.

Cuando se ve en una encrucijada, a Ayala le viene la imagen del gato que tenía de pequeño. “Se subió a la mesa donde mi hermano y yo elegíamos en ese momento el palo y la fuerza justa para empujar la bola hasta el último hoyo”. Jugaban al golf con un Amstrad, su ordenador de los ochenta. Pero fue el gato, al pisar el teclado, el que acertó de lleno. “Lástima que no conseguimos que lo repitiera. Habría sido para presentarlo a un concurso de videojuegos”. O para convertirse en mascota del Partido Pirata.