Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicholson y Scorsese, frente al reto generacional

En la era digital, las estrellas de cine pierden poder

Hubo una época en que la primera colaboración del director de directores, Martin Scorsese, y el actor de actores, Jack Nicholson, habría garantizado un taquillazo. Pero eso fue antes de los DVD, MySpace, YouTube y, más recientemente, la decadencia y el tambaleo de Tom Cruise. Cuando el presidente de Viacom, Sumner Redstone, despidió a Cruise de Paramount Studio el mes pasado, citando su "comportamiento errático", marcó una nueva era en la que el poder de una estrella no garantiza que una película se considere un acontecimiento.

Warner Brothers estrenará el drama policíaco de Scorsese, The departed, el mes próximo. Además de la actuación de Nicholson, el filme incluye contribuciones de Leonardo DiCaprio, Matt Damon, Mark Wahlberg, Martin Sheen y Alec Baldwin, entre otros. Pero es la pareja que forman Nicholson y Scorsese la que despierta interés.

Nicholson, en el papel de Joker, ganó 74 millones de euros por su actuación en Batman en 1989, y se hizo con su tercer Oscar a los 60 años por Mejor… imposible, en 1998. Si bien los especialistas en Scorsese tienen que retroceder 16 años hasta Uno de los nuestros (1990) para encontrar un verdadero éxito comercial y artístico, este cineasta de 63 años se ha mantenido en el juego gracias mayoritariamente al bombo que rodeó a El aviador y Gangs of New York durante la temporada de premios, y a dos documentales de televisión que recientemente han gozado de buena acogida: The Blues (2003) y No direction home: Bob Dylan (2005).

Pero en el ciberespacio, un año atrás ya es prehistoria. Una reciente encuesta de Los Angeles Times revelaba que el 54% de los menores de 24 años —tradicionalmente el público al que va dirigido el cine— preferiría ver un DVD en casa que ir al multicine local. ¿Por qué gastarse ocho euros y pasar dos horas frente a una gran pantalla cuando en Internet se puede navegar gratis?

Graham King, un productor que en The departed forma equipo con Scorsese por tercera vez, después de Gangs of New York y El aviador, está convencido de que "realmente hay un público de viernes por la noche" para la nueva película. Predice que las jóvenes acudirán en masa a ver a Matt y Leo, mientras que sus novios y sus padres querrán ver a Jack sondear las profundidades, y a Scorsese ejecutar un thriller de poli bueno y poli malo, lleno de giros y sorpresas.

"Está increíblemente centrada en los personajes", comenta King. "Y Jack", que interpreta al mafioso de ficción bostoniano Frank Costello, "es la guinda del pastel". Las primeras noticias de Internet dicen que Nicholson ha retocado varias veces el guión de William Monahan en un esfuerzo por aumentar el impacto de Costello. Pero King prefiere llamar "colaboración" a la participación de la estrella. No está de acuerdo con la idea de que Nicholson haya diseñado a Costello a semejanza del conocido Whitey Bulger, desaparecido en 1995 después de dirigir los bajos fondos de Boston durante una generación.

Bulger, de 77 años, del que se decía que era homosexual, además de sádico, todavía sigue en busca y captura por el FBI, acusado de 18 asesinatos. "No es raro que veamos a un personaje criminal como Costello perderse en el extremo más profundo", afirma King. "No hay nada indecente o negativo en The departed, pero Costello está perdiendo la cabeza por completo".

Las noticias de Internet describen a Nicholson, de 69 años, comiéndose un insecto, blandiendo juguetes sexuales, bañándose en sangre y más o menos personificando el mal. Aunque la versión que ahora se ofrece a la prensa es un poco más comedida que los rumores anunciados, tampoco lo es mucho más. ¿Servirá The departed para que una nueva generación conozca a Nicholson, como ocurrió en otro tiempo con Batman? ¿U olerá su Frank Costello a retiro geriátrico?

Nadie puede acusar a estos dos viejos profesionales de no ser conscientes de sí mismos. De acuerdo con una escena incluida en el tráiler de la película, Frank Costello pregunta por la madre enferma de un conocido. Con tristeza, el hombre le dice: "Está de camino a la salida". "Todos lo estamos", gruñe Nicholson. "Actúa en consecuencia".