Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

eDonkey deja de distribuirse para evitar un juicio con las discográficas

La compañía responsable del programa de P2P también se ha comprometido a pagar 30 millones de dólares

La compañía propietaria del popular programa de intercambio de archivos eDonkey, ha alcanzado un acuerdo con la industria discográfica que le permitirá evitar un juicio por infracción de los derechos de propiedad intelectual. A cambio, dejará de distribuir su software para redes P2P y pagará una compensación de 30 millones de dólares.

MetaMachine, una compañía con sede en Nueva York (EE UU), es una de las siete que el año pasado recibió un mensaje muy claro de la industria discográfica, en el que se le invitaba a cesar en su actividad si no quería afrontar las consecuencias legales de facilitar, gracias a su software, el intercambio de archivos a través de las redes P2P. Otras empresas que se movían en el mismo mercado y que recibieron la misma carta han ido cerrando en los últimos meses, con lo que eDonkey sigue ahora el mismo camino que compañías como BearShare, i2Hub, WinMX o Grokster.

De esta forma, la industria discográfica agrupada en EE UU en torno a la RIAA (Recording Industry Association of America) "Con este acuerdo cae otra pieza del dominó y conseguimos fortalecer las bases del mercado", ha declarado Mitch Bainwol, presidente ejecutivo de la organización.

Los términos del acuerdo alcanzado entre la RIAA y MetaMachine -que aún debe recibir el visto bueno de un juez federal- señala que los ejecutivos de ésta, Sam Yagan y Jed McCaleb se comprometen a dejar de distribuir de forma inmediata todas las versiones de eDonkey que controlan. Desde ayer, el sitio en Internet desde el que normalmente se realizaba esta distribución muestra un mensaje de la compañía en el que se dice a los internautas que la eDonkey 2000 ha dejado de estar disponible, y advierte que aquellos que roban música o películas están actuando contra la ley. El mensaje se cierra con un "adiós a todos".

Esta serie de cierres no ha significado el fin de los intercambios de archivos entre internautas a través de redes que facilitan esta tarea. Warez P2p, Limewire -contra la que ya se presentó una demanda en agosto- y Soulseek son sólo algunos ejemplos de los programas que siguen existiendo. Y aunque éstos desaparezcan, los internautas podrán seguir usando el P2P siempre que existan servidores que soporten la red de intercambio.