Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenan a un pirata informático a dos años de cárcel y a pagar 1,4 millones de euros

El hombre, de 26 años, no irá a prisión al ser su primera condena

Un joven de A Coruña, Santiago G.A. alias Ronnie , de 26 años, aceptó hoy una pena de dos años de cárcel y ha sido condenado a dos años de prisión por un delito de daños informáticos y al pago de 1,4 millones de euros en concepto de responsabilidad por el Juzgado Penal número 2 de Lleida. El hombre realizó en 2002 el mayor ataque registrado de Denegación de Servicios Distribuidos (DDoS), conocido hasta esa fecha en Europa.

Los hechos se remontan al año 2002 cuando el joven fue expulsado de uno de los chats de la asociación IRC Hispano por saltarse las normas. Empezó así una venganza popular que lo llevó a atacar a la empresa y también a otras.

Para vengarse, el joven realizó el mayor ataque registrado en Europa de Denegación de Servicios Distribuidos (DDoS), provocó el colapso de los servidores de asociación IRC-Hispano y casi casi tres millones de internautas españoles se vieron afectados. El ataque DDos consiste en hacer que muchos ordenadores intenten visitar una página al mismo tiempo, ésta se colapsa y se cae.

El joven entre el 25 y el 26 de diciembre de 2002 y tras propagar por la red un virus que afectó a miles de ordenadores sobre los que obtuvo el control total, comenzó sus ataques a los nodos (puntos de conexión) de IRC-Hispano, mediante el uso simultáneo de miles de computadoras con la intención de provocar el colapso de los servidores de la asociación.

Según el relato policial tras su detención, Ronnie realizó primero embates de efecto moderado en la que utilizó dos modalidades. Esperó cuatro meses y, en abril de 2003, inició un ataque avanzado a lo largo de 20 días, durante los que realizó entre dos y tres acciones diarias para las que utilizó nueve sistemas diferentes.

La Guardia Civil descubrió que la mayor parte de los ataques habían sido efectuados desde computadoras ubicadas en el extranjero, muchas de ellas en Asia, y sólo dos de las máquinas se encontraban en España. Gracias a la colaboración de los propietarios de estos ordenadores, los agentes localizaron el virus y comprobaron que provenía de un usuario que se hacía llamar Ronnie y que frecuentaba los canales de IRC-Hispano relativos a la música heavy metal y a la ciudad de A Coruña.

Las investigaciones posteriores permitieron descubrir al acusado, que hablaba perfectamente inglés y que residía en A Coruña o sus alrededores. Los agentes comprobaron el resto de los alias que utilizaba el delincuente y fueron acotando la búsqueda hasta localizar a Santiago G.A, quien residía en el domicilio de sus padres en dicha ciudad gallega y que, pese a estos amplios conocimientos informáticos, carece de titulación.