Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La IFPI interpone 2100 denuncias a usuarios por bajarse música

Argentina sufre la nueva campaña

Argentina ha sido el primer país latinoamericano al que la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI), ha decidido ampliar sus acciones legales contra la piratería por Internet. La IFPI ha emprendido una nueva campaña y desde marzo ha interpuesto 2.100 demandas en distintos países contra quienes intercambian masivamente por Internet archivos con música tras descargarla de la Red.

La campaña se dirige contra los usuarios que utilizan las redes de intercambio de archivos entre ordenadores peer to peer (P2P), que posibilitan el intercambio de ficheros de música o vídeo. Entre esas redes figuran FastTract, Gnutella, eDondkey, DirectConnect, BitTorrent, WinMx y SoulSeed, señala la IFPI.

Según esta organización, usuarios de Argentina, Suecia, Suiza, Hong Kong y Singapur han sido demandados y se arriesgan a pagar multas de 3.000 dólares o más por dedicarse a ese tipo de prácticas ilegales.

En el caso de Argentina, su Cámara de Productores de Fonogramas y Videogramas (CAPIF) ha entablado acciones civiles contra personas que han ofrecido grandes cantidades de ficheros musicales en las redes P2P sin autorización.

El presidente de la IFPI, John Kennedy, afirmó que el hecho de haber ampliado el campo de acción legal contra países del sureste de Asia y Latinoamérica indica que "no hay lugares seguros para la piratería de la música a través de internet".

Los países cubiertos por la campaña contra la piratería son, además de los antes citados, Austria, Dinamarca, Francia, Finlandia, Alemania, Islandia, Irlanda, Italia, Japón, Holanda, el Reino Unido y Estados Unidos. En este último país, desde septiembre de 2003, la federación estadounidense ha denunciado a a más de 15.597 personas que se dedican supuestamente a esas practicas ilegales.

Según Kennedy, "miles de personas se han enterado, con gran costo personal, de los riesgos económicos y legales que se derivan del hecho de compartir profusamente ficheros de música protegida por los derechos de autor".

"No hay ya excusa alguna para robar música en internet en lugar de comprarla legalmente ya que hay dos millones de pistas disponibles en más de trescientos portales de todo el mundo de donde los consumidores pueden descargar legalmente la música, a los que pueden subscribirse o donde pueden escucharla a un precio muy económico", agregó.

Según la IFPI, la piratería musical es el factor que más ha contribuido a la caída de ventas de música en todo el mundo aunque también señala en un comunicado que, paralelamente a esa piratería, aumenta rápidamente el mercado legal de música por internet.

Así, en Estados Unidos las ventas de álbumes digitales crecieron un 226% en los nueve últimos meses con respecto a igual período de 2004. Las descargas legales de discos sencillos en Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y Francia fueron de 180 millones en el primer semestre del año en curso frente a los 57 millones registrados en la primera mitad del 2004.