Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La catástrofe de Asia, último señuelo para difundir virus y fraudes por Internet

Empiezan a circular nuevos modelos de la "carta nigeriana"

Según ha anunciado la compañía de seguridad informática Sophos un correo electrónico (que se está difundiendo en masa) en el que se propone ayudar a las víctimas del desastre del maremoto ocurrido en Asia el 26 de diciembre es en realidad un vehículo para transmitir un virus informático. El gusano, que aparece con el asunto: Tsunami donation! Please help! (¡Donación para el tsunami! ¡Por favor ayuden!)", invita a los destinatarios a abrir un anexo llamado "tsunami.exe". Si se abre este documento, el virus se sirve entonces de la lista de direcciones del usuario para propagarlo a otros ordenadores.

Según Sophos, el virus también puede atacar páginas web al inundarlas de peticiones, hasta que el servidor se quede bloqueado.

"Engañar a usuarios inocentes haciéndoles creer que podrían estar ayudando a los esfuerzos humanitarios muestra que los piratas informáticos ya no tienen escrúpulos", ha declarado en un comunicado el consultor jefe de tecnología en Sophos, Graham Cluley.

La empresa de seguridad informática informa además de que este no es el primer mensaje que se ha aprovechado de la catástrofe en el océano Indico para expandirse. A primeros de enero, otro gusano propagó el mensaje de que el maremoto era la venganza de Dios sobre "la gente que cometió actos malos en la tierra".

Además se han recibido numerosos correos electrónicos para obtener dinero, muchos de ellos versiones del llamado timo de las cartas nigerianas, en los que se invita a los lectores a que respondan con sus detalles bancarios con el pretexto de ayudar a realizar masivas transferencias de las que los generosos mecenas podrán recibir una parte.

Uno de los mensajes dice enviarlo un rico comerciante tailandés, que padece una enfermedad mortal, ha perdido a su familia en el maremoto y necesita a alguien que recoja millones de dólares estadounidenses de una empresa de seguridad europea para distribuirla entre las organizaciones humanitarias.

"Necesito a una persona temerosa de Dios y que se pueda confiar en ella, capaz de viajar a Europa y recoger estos depósitos de la sede de la compañía de seguridad", dice el correo.

Sophos recomienda a los usuarios que borren estos mensajes, y que sobre todo, nunca abran los anexos.