EL PAÍS LANZA SU SUSCRIPCIÓN DIGITAL

Un camino de regreso a las esencias

Los miembros de la Redacción de EL PAÍS en Madrid aplauden, en junio de 2017, a un grupo de suscriptores que leen el diario desde 1976.
Los miembros de la Redacción de EL PAÍS en Madrid aplauden, en junio de 2017, a un grupo de suscriptores que leen el diario desde 1976.carlos rosillo

El modelo de negocio en los medios de comunicación sustentado sobre la publicidad digital ha necesitado de grandes audiencias, no siempre con efectos positivos para el periodismo. Fenómenos como el clickbait, titulares engañosos con el único objetivo de atraer lectores, empobrecieron el valor informativo y social de muchos, atrapados en la búsqueda de esas audiencias masivas.

Más información

Todo indica que la caída de los ingresos por circulación y publicidad de las ediciones impresas no se va a ver compensada con el incremento de la tarta publicitaria digital, por lo que competir en este campo con buscadores y redes sociales es un camino sin salida. De ahí que la construcción de modelos de suscripción digital sea hoy en día el paradigma. Muchos periódicos dejaron la relación con sus lectores en manos de esas plataformas, dedicando esfuerzos y recursos a ser más relevantes para los algoritmos que para sus más fieles.

En los primeros años de este siglo ya se intentaron poner en marcha iniciativas para cobrar por la información, con escaso éxito. Sin embargo, la innovación tecnológica y la llegada de Netflix, HBO o Spotify han demostrado que los usuarios están dispuestos a pagar por calidad. Desde el punto de vista del negocio, supone evolucionar de la explotación de audiencias de forma indiscriminada a la sofisticación de la relación con los lectores. Un camino que debe beneficiar, sin duda, al periodismo y a su independencia.

Pepe Cerezo es autor de Los medios ante los modelos de suscripción (Editorial UOC).

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50