ESPECIAL PUBLICIDAD
i

Si quieres mejorar tu sueldo, mejora tu inglés

El novedoso sistema de aprendizaje de 8Belts, que combina innovación, tecnología y lingüística, permite hablar otra lengua en menos de ocho meses a cualquier edad

No importa la edad ni el objetivo. Al tratarse de un método 100% en línea permite aprender donde y cuando se quiera.
No importa la edad ni el objetivo. Al tratarse de un método 100% en línea permite aprender donde y cuando se quiera.Geber86 / Getty Images

Con la llegada del nuevo curso académico y profesional vuelven los buenos propósitos después de vacaciones. Practicar más deporte, reducir el estrés y, por qué no, aprender o mejorar un idioma. Según el último estudio del Índice EF EPI (Marco Común Europeo de referencia para las lenguas) 2020, que analiza el nivel de inglés de 2,2 millones de participantes en 100 países y regiones, España se encuentra en los últimos puestos de Europa en el dominio de la lengua de Shakespeare. Y esto es así, a pesar de que el mismo informe recuerda la evolución del mercado laboral asociada al mejor dominio de otros idiomas, por lo que si buscamos nuestro primer empleo o ascender profesionalmente, siempre será más fácil con un buen nivel de inglés.

La plataforma en línea 8Belts para aprender lenguas propone un sistema novedoso para hablar inglés, francés, alemán o chino, en menos de ocho meses y dedicando solo media hora de estudio al día. Tanto niños en edad escolar como estudiantes de formación profesional, universitarios, trabajadores inactivos o en busca de nuevas oportunidades pueden mejorar y mantener lo aprendido, sin importar el nivel previo del idioma.

“Tenemos alumnos con edades que van desde los seis a más de 90 años. Los principales grupos de edad se sitúan entre los 10 y 18 años (el 12%), de los 18 a 25 años (el 14%) y entre 40 y 50 años, con el 35%. Estos porcentajes reflejan claramente la respuesta a una necesidad de formación y de progreso laboral”, indica Fernando Moreno, CEO de 8Belts. “Nuestro método les puede acompañar a lo largo de toda su vida, incluso aprendiendo nuevos idiomas como el chino, el alemán o el francés. La clave es aprender lo útil y no aprender lo inútil”.

Idiomas y evolución profesional

Según ese último EF EPI -un estándar internacional que define la competencia lingüística- los países escandinavos, con los niveles de inglés más altos de Europa, se diferencian de España en las estrategias educativas para aprender idiomas. La exposición diaria al inglés, tanto dentro como fuera de las aulas, y la enseñanza lingüística orientada al mercado laboral en las etapas de formación profesional o universitarias, contribuyen a su excelencia en el idioma.

El mismo estudio señala también la brecha generacional respecto al aprendizaje del inglés, en Europa y el resto del mundo. Entre los 18 y 20 años y a partir de los 41 años, se observa un dominio del idioma significativamente menor. Precisamente cuando se busca un primer empleo o cuando se quiere optar a puestos de mayor responsabilidad o mejoras salariales. La evolución del mercado laboral hacia puestos híbridos, teletrabajo, globalización e internacionalización del conocimiento, hace que el aprendizaje del inglés en la etapa de desarrollo profesional permita nuevas oportunidades y promociones internas.

A pesar de los 18 meses de pandemia que tanto han cambiado la perspectiva profesional en muchos ámbitos, el inglés sigue siendo la lengua más demandada en las ofertas de trabajo (66,7%). Así se asegura en el Informe Infoempleo de Adecco 2020. Lo siguen de cerca la lengua francesa (12,2% de las ofertas) y el alemán, que se solicita en una de cada diez ofertas (10,2%). La metodología de 8Belts permite un aprendizaje rápido y efectivo, para que, en menos de un año, el estudiante pueda hablar con fluidez en otro idioma, e incluso pueda salir airoso en caso de buscar trabajo en Europa.

Inteligencia artificial, ‘machine learning’ y ‘big data’

El método 8Belts es ideal para cualquier edad. Al ser 100% en línea permite aprender donde y cuando se quiera. Es divertido, fácil de usar, dinámico y facilita la relación con otros estudiantes. Uno de sus elementos diferenciales es el “índice de rentabilidad” de las palabras, definido por la frecuencia de uso y el grado de combinabilidad de las frases en el idioma de estudio. Al aprender y utilizar los términos más usados, los alumnos mejoran exponencialmente sus capacidades de comunicación, se sienten reforzados y mantienen su compromiso.

8Belts fue pionero en utilizar la inteligencia artificial para personalizar el método de aprendizaje y el nuevo algoritmo adapta el método al progreso y conocimiento real de cada alumno. De esta forma, se redirecciona al estudiante en función de cómo utiliza el método, las horas que emplea y qué ha aprendido, para configurar un plan que se adapta en tiempo real a su progreso. Además, el algoritmo cuenta con un sistema de escucha inteligente, que ha optimizado la precisión con la que trabaja, aumentado la velocidad de aprendizaje y mejorado el repaso de aquellos temas que el alumno no ha asimilado por completo.

La última versión de la plataforma utiliza el big data para mejorar la experiencia de cada alumno, a través de algoritmos que van aprendiendo del uso de la herramienta por parte de los usuarios en tiempo real. De esta manera, todos los estudiantes se benefician no solo de su propia experiencia, sino de la del conjunto de los alumnos.

La combinación de estas tecnologías, la práctica desde el primer día y un método centrado en el estudiante configuran el Human Student Centric System (HSCS), que permite aprender un idioma 80 veces más rápido que con los sistemas tradicionales. La clave está en cómo se aprende y qué se aprende. No se trata de aprender más cosas, sino de aprender mejor y lograr soltura en el idioma.

Hablar desde el primer día

En la primera semana, el alumno mantiene conversaciones y está usando la parte cognitiva del cerebro, la que procesa y genera el lenguaje, que requiere mayor esfuerzo para aprender, pero guarda mejor lo aprendido, potenciando la fluidez y memorización. El sistema sabe qué información ha asimilado su cerebro, qué va a olvidar y qué retiene mejor, optimizando el aprendizaje de manera inteligente. “La clave -indica Moreno- es aprender lo útil y no aprender lo inútil. Y nuestro algoritmos consiguen que la tasa de aprovechamiento llegue al 100%. Hay dos maneras de lograrlo: evitar que los estudiantes olviden lo aprendido y excluir deliberadamente la información menos relevante”.

Archivado En: