La crisis del coronavirus

Las UCI darán prioridad a los enfermos que tengan más esperanza de vida si se colapsan

Los médicos intensivistas recomiendan en una guía ética cómo actuar ante el desbordamiento de los hospitales por el coronavirus

Una cama de UCI preparada en Alemania. En vídeo, Sanidad reconoce que algunas UCI están al límite. (Foto: picture alliance | vídeo: Atlas)

Las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales de zonas muy golpeadas por el coronavirus, como Madrid, se aproximan a su límite de capacidad mientras la curva de contagios sigue creciendo. Por eso los médicos intensivistas están preparándose para tomar decisiones difíciles ante la eventualidad de que no haya suficientes camas para atender a los enfermos críticos. Saben que van a tener que priorizar a unos enfermos sobre otros. La Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) ha elaborado una guía ética para ayudar a tomar esas decisiones a los facultativos. El texto recomienda, ante dos pacientes similares, “priorizar la mayor esperanza de vida con calidad”.

En personas mayores, añade el texto, publicado en la página web de esta sociedad científica, “se debe tener en cuenta la supervivencia libre de discapacidad por encima de la supervivencia aislada”. Ni este documento ni el plan de contingencia elaborado por los jefes de servicio de las UCI de todos los hospitales españoles mencionan que la edad sea un criterio determinante a la hora de decidir si un paciente ingresa en cuidados intensivos. De hecho, la guía ética señala específicamente que no lo es: “Es importante señalar que la edad cronológica (en años) no debería ser el único elemento a considerar en las estrategias de asignación”.

El plan de contingencia de los intensivistas, adaptado en su mayor parte por el Ministerio de Sanidad para elaborar el protocolo oficial, únicamente contempla criterios de recuperación del paciente, es decir, su probabilidad de supervivencia, independientemente de la edad, como explica Pedro Rascado, coordinador del plan. Este experto recuerda también que los criterios son exactamente los mismos que ya había en las UCI antes de la crisis del coronavirus y que lo único que se ha hecho ahora es ponerlos por escrito.

Lluis Cabré, uno de los autores de la guía, miembro del grupo de trabajo de Bioética de la Semicyuc, explica también que la edad no es un factor determinante y que en ocasiones la intubación en pacientes muy frágiles perjudica más que ayuda. Y pone un ejemplo: “Puedes tener una persona de 80 años con buena calidad de vida, que intelectualmente está bien y que sale o juega al tenis por ejemplo, y uno de 60 con insuficiencia renal crónica, diabetes, EPOC. Normalmente la gente de más de 80 tiene más comorbilidades que la de 60 pero no siempre es así".

Y continúa con el ejemplo: “Muchos de estos pacientes, tras intentar hacerles ventilación no invasiva acaban necesitando intubar y ventilar mecánicamente. Antes de hacerlo hay que pensar qué calidad de vida les va a quedar y qué va a pasar. Si el paciente de 80 está sano por qué no lo vas a intubar, pero al de 60 con comorbilidades a lo mejor no lo intubas y lo dejas en planta con una mascarilla. Pones un techo terapéutico”.

Estas decisiones, asegura, se toman habitualmente en cualquier hospital; no se han impuesto ahora por el coronavirus: “Sabemos que pacientes con otras patologías crónicas no responden y en casos de, no sé cómo llamarlo, de guerra, como el actual, hay que tomar decisiones: no intubo al primero que llega sino al primero que tiene más probabilidades de salir adelante".

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias del Ministerio, se refirió el viernes a los criterios de admisión en las UCI. Aseguró que habitualmente estas unidades, que cuentan con 4.400 camas entre hospitales públicos y privados en España, “ya tienen criterios restrictivos”, pero “mucho más laxos que los de ahora”. Ha reconocido que por “la sobrecarga y la presión” que supone el ritmo de ingresos en los centros los criterios “se tienen que hacer más restrictivos”.

Muertes “potencialmente evitables”

El plan de contingencia de los intensivistas señala que ante la falta de camas en la UCI se pueden producir “muertes potencialmente evitables”. Y esas muertes pueden verse influidas por las decisiones de triaje (el sistema por el que se decide cómo se trata a un paciente en función de su estado) obligatorio, es decir, por el hecho de tener que elegir quién accede a los respiradores y quién no. “Se han elaborado protocolos de triaje para las UCI basados en la probabilidad de que las necesidades durante un desastre sean mayores que la disponibilidad”, reconoce el documento, que como todo plan de contingencia tiene que contemplar todos los escenarios, incluido el peor.

El plan de los profesionales constata en su introducción que la pandemia por coronavirus es una “situación excepcional” que debe manejarse "como las situaciones de 'medicina de catástrofe”, “aplicando una atención de crisis excepcional basada en la justicia distributiva y en la asignación adecuada de los recursos sanitarios”. Según el documento, en situación de saturación o desbordamiento “es necesario priorizar la atención de los casos potencialmente más recuperables”.

Las referencias a muertes evitables o a priorizar los casos más recuperables no aparecen en el protocolo oficial de Sanidad, que se centra únicamente en cuestiones técnicas. Detalla cómo es el manejo de pacientes con insuficiencia respiratoria, cuándo hay que usar un tratamiento u otro (oxigenación o ventilación mecánica invasiva) o cada cuánto medir las constantes vitales del paciente.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50