Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROSTITUCIÓN TRIBUNA i

La abolición de la prostitución es irrenunciable

Ada Colau, que repite como alcaldesa, asegura que Barcelona seguirá siendo una ciudad feminista pero las feministas nos preguntamos en qué momento lo ha sido

Anuncios de negocios de prostitución en el parabrisas de un vehículo en Madrid.
Anuncios de negocios de prostitución en el parabrisas de un vehículo en Madrid.

Las feministas sabemos que la prostitución es una institución fundacional patriarcal que ordena servicio sexual de mujeres a hombres, una práctica social opresiva cimentada en la explotación sexual de mujeres y niñas. La teoría feminista lleva 300 años conceptualizando en este sentido. Sin embargo, Ada Colau y su equipo de gobierno autoproclamado feminista o no lo saben o fingen no saberlo, y reproducen el discurso del lobby proxeneta. Y es discurso del lobby proxeneta porque beneficia en primer lugar al proxeneta y, en segundo lugar, al cliente-prostituidor o putero. Son ideas que legitiman socialmente la explotación sexual y económica que supone la prostitución y que han sido defendidas desde el Ayuntamiento de Barcelona. Recordemos, por ejemplo, las subvenciones otorgadas por el gobierno municipal a Aprosex, una asociación que ofrece cursos para iniciarse en prostitución.

Señora Colau, usted se dice feminista y de izquierdas. ¿Desde cuándo la izquierda defiende la mercantilización de nuestros cuerpos? ¿Desde cuándo el feminismo afirma que ser penetradas anal, bucal y vaginalmente por hombres que no deseamos es una justa estrategia de supervivencia que respeta nuestros derechos humanos?

No he visto tergiversación ideológica más pueril y evidente que tratar de defender la prostitución desde el feminismo y la izquierda. Y Ada Colau lo seguirá haciendo desde el Ayuntamiento, gracias al apoyo otorgado por los ocho concejales socialistas y tres de los regidores de la plataforma de Manuel Valls. Collboni, el candidato a la alcaldía por el PSC, se comprometió en campaña electoral a instaurar una ordenanza municipal abolicionista, con sanciones al putero y asistencia integral a las mujeres prostituidas. Presumió asimismo de que el suyo es “un feminismo real y no de boquilla”. ¿Dónde han quedado estas palabras? Otra vez, asistimos a una mera declaración de intenciones, a un compromiso feminista devenido vacío, diluido en una práctica política antifeminista.

Como movimiento feminista, como ciudadanas, no nos queda más que la indignación y la exigencia. Interpelamos al PSC de Collboni para que nos explique de qué forma sacará adelante una ordenanza abolicionista que urge en una ciudad, con una cantidad inusitada de mujeres explotadas y con una complacencia institucional que nos daña, cada día. Exhortamos al Gobierno central a no pactar con partidos que pretenden legislar en favor de quienes explotan sexual y reproductivamente a las mujeres.

Sabemos que en política son necesarios los pactos. Pero las feministas estamos hartas de postergar nuestros objetivos bajo el pretexto del consenso y la gobernabilidad. La prostitución es una violación de los derechos humanos incompatible con la igualdad. Su abolición es irrenunciable. No admitimos más pactos que evidencien esta absoluta indiferencia al sufrimiento de las mujeres y niñas. No toleramos más contratos de gobernabilidad firmados sobre nuestros cuerpos.

Paula Fraga es jurista y portavoz de la plataforma de Mujeres por la Abolición.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >