La UE quiere atar corto a los ‘lobbies’

La Comisión y el Parlamento preparan una norma para incentivar que los grupos se identifiquen Las ONG critican que el registro siga siendo voluntario

Integrantes de 'lobbies' y abogados participan en una fiesta en Bruselas.
Integrantes de 'lobbies' y abogados participan en una fiesta en Bruselas.Andrew Testa (nyt)

En el viejo dilema entre el palo y la zanahoria, Europa ha optado por la hortaliza. Al menos en su trato a los grupos de presión. La Comisión y el Parlamento ultiman el documento que deberá definir la forma en la que las instituciones europeas se relacionarán en el futuro con los miles de integrantes de lobbies, abogados, oenegeros, consultores o expertos de centros de investigación que pululan por Bruselas. Ninguna norma obligará a nadie a inscribirse en el registro creado en 2011. Pero la revisión de este instrumento incluye una treintena de medidas con la que las autoridades de Bruselas quieren vencer las reticencias de las empresas y organizaciones más reacias a desnudarse en público. “Nuestra idea es crear tanta presión que les haga muy difícil trabajar fuera de ese ámbito. Queremos tener un registro que de facto sea obligatorio, pese a seguir siendo voluntario”, explican a este periódico fuentes comunitarias.

¿Qué medidas son esas? Las discusiones entre la Comisión y el Parlamento no han concluido —aún deben celebrarse dos reuniones en diciembre—, pero la filosofía del texto está clara. Los incentivos irán desde aspectos prácticos, como facilitar el acceso a la Eurocámara a los que estén registrados, hasta privilegiar a los que han pasado por el aro en consultas públicas —solo los inscritos recibirían cierta información de proyectos legislativos— o en reuniones que organicen las distintas autoridades europeas. Casos recientes como el de la normativa sobre el tabaco, Google o la protección de datos han puesto de manifiesto la gigantesca maquinaria que los lobbies pueden poner en marcha, tanto a favor como en contra de una causa.

Las fuentes consultadas insisten en que la Comisión se preocupa por caminar sobre un fino alambre para no traicionar el principio de buen gobierno que obliga a informar a todos los afectados por un cambio legal y al mismo tiempo impulsar la transparencia. Los impulsores del proyecto confían en que el estar o no registrado se convertirá en una cuestión de reputación; y que eso obligará a dar el paso a los que aún dudan. Es el caso del Deutsche Bank, que pese a las reticencias iniciales, consta hoy en el listado.

Pero estos argumentos no convencen a las ONG más activas en transparencia, que reclaman un registro obligatorio, como el de Estados Unidos. “El texto que está a punto de conocerse debería ser mucho más ambicioso. No es cierto que vayan a convencer a todo el mundo. Goldman Sachs, por ejemplo, no está. Y hay que recordar que la Eurocámara votó en dos ocasiones a favor de un registro obligatorio”, asegura Erik Wesselius, de la organización Corporate European Observatory, en un café frente al Parlamento Europeo. Los críticos desconfían además de algunos nombres que han intervenido en la negociación, como Rainar Wieland, vicepresidente de la Eurocámara que, según publicó Der Spiegel, es socio de un bufete de abogados con oficina en Bruselas que no está registrado.

Una vez acordado el texto que salga del grupo de trabajo, la propuesta deberá pasar un largo proceso de tramitación, por lo que habrá que esperar hasta después de las elecciones europeas de 2014 para su aprobación definitiva. En la Comisión consideran que el registro es ya “un éxito”, al haber logrado en algo más de dos años de existencia contar con 6.000 organismos, lo que, estimando que en cada uno trabajan cinco personas, supondría unos 30.000 integrantes de lobbies detectados con nombres y apellidos. Nadie sabe cuántos lobbies operan en Bruselas, pero algunas organizaciones calculan que pueden oscilar entre los 15.000 y los 30.000.

Son cifras que no se pueden comprobar, pero sobre las que el listado puede contribuir a aclarar. En España, mientras, no hay una herramienta de transparencia parecida. El Gobierno de Mariano Rajoy anunció el pasado mes de junio que pondría en marcha un registro obligatorio de lobbies en el Congreso de los Diputados. Pero han pasado cinco meses y la iniciativa por ahora está congelada.

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción