Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torres Baena permitió que 10 monitores tuvieran relaciones sexuales con menores

El principal acusado del 'caso Kárate' dice que no intervino porque le parecía que "eran novietes"

Las Palmas de Gran Canaria
Torres Baena, durante la sesión de hoy del juicio del 'caso Kárate'.
Torres Baena, durante la sesión de hoy del juicio del 'caso Kárate'. EFE

Fernando Torres Baena, en el segundo día de declaraciones en el juicio por el caso Kárate, ha reconocido tener constancia de que al menos 10 monitores de su gimnasio mantuvieron relaciones sexuales con menores de edad, y que las admitió porque le parecía “que eran novietes”. Además, ha dicho que “algunos de estos monitores son denunciantes y ahora han abierto otro gimnasio de kárate”.

Torres Baena, principal acusado del mayor juicio por pederastia instruido en España hasta la fecha, ha cambiado de estrategia. Este jueves no ha respondido a las preguntas de la acusación y solo ha contestado a su propio abogado, Ángel Luis Calonge. El primer día respondió a todo lo que le preguntó el representante del Ministerio Fiscal, Pedro Jimeno, que cuando le inquirió si había orientado sexualmente a determinadas víctimas, para evitar mentar su nombre, Torres Baena las buscó en el listado antes de responder. Luego hubo un receso y tras él contestó de forma negativa a todo, sin dudar ni mirar la lista. Hoy ni siquiera ha querido contestar.

En el interrogatorio del abogado que representa a la mayoría de las presuntas víctimas, José María Palomino, se le ha preguntado por varios libros vinculados al control mental y a la creación y el funcionamiento de organizaciones sectarias encontrados en su domicilio. No ha respondido, pero después le ha explicado a su letrado que tiene más de cuatro mil libros en sus dos bibliotecas y no recuerda si leyó esos o no, si eran suyos o si los había comprado.

El excampeón de España de kárate, para quien se piden 303 años de prisión por 36 delitos de abusos sexuales sostenidos en el tiempo y otros 13 por corrupción de menores, ha dicho también que a lo largo de los 30 años de actividad de su gimnasio ha habido celos, muchas peleas y algún embarazo. Además, ha admitido tener constancia de relaciones sexuales entre sus alumnos, “porque se hablaba en el gimnasio y lo escuchaba”. También ha reconocido que ya estuvo en una ocasión, previa a su detención el 3 de febrero de 2010, ante la Fiscalía de Menores de Las Palmas porque “cuatro o cinco personas denunciaron a un monitor”. A los días, ha explicado, “retiraron la denuncia porque el asunto se aclaró”.

Entre las pruebas que ha presentado hoy Palomino está una película pornográfica que incluye escenas de sexo entre animales y “personas de corta edad”. Fue encontrada en el domicilio de Torres Baena y algunos alumnos han denunciado que sus monitores la reproducían en el gimnasio. Hasta 15 denunciantes dicen haber perdido su virginidad a manos de Torres Baena, mientras que 24 aseguran que hubo intento de penetración por parte del acusado, cosa que él niega.

También este miércoles ha declarado María José González, pareja de Torres Baena y monitora del gimnasio, que solo ha hablado para ratificar su declaración previa, en la que se manifestó inocente, y no ha querido responder a las preguntas del Ministerio Fiscal ni de la acusación. Su abogada no ha realizado preguntas. José María Palomino ha exhibido una prueba fotográfica en la que se puede ver a María José “casi desnuda con menores”, según el abogado. Al respecto, le ha preguntado: “¿Es cierto que se desnudaba para que Torres Baena explicara a los alumnos los órganos sexuales femeninos?”.

Yvonne González, tercera acusada en declarar, también se ha limitado a ratificar la declaración que hizo durante la instrucción y no ha respondido a las preguntas del Ministerio Fiscal. El juicio se reanuda el viernes con una nueva comparecencia de Yvonne González. A continuación lo hará Juan Luis Benítez, único de los cuatro imputados que está en libertad.