Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Estamos para Juegos?

La retirada de Roma de la carrera olímpica reabre el debate sobre el acierto de Madrid de presentarse de nuevo. La inversión para 2012 y 2016 abarata el proyecto

Cartel de la candidatura Madrid 2016 en una calle de la capital.
Cartel de la candidatura Madrid 2016 en una calle de la capital.

La espantada de Roma como aspirante a albergar los Juegos Olímpicos de 2020 con el argumento de que organizarlos supondría “un compromiso financiero que no sería responsable” según el primer ministro italiano, Mario Monti, puso en cuestión dos de los principios fundamentales que se atribuyen al mayor evento deportivo mundial: prestigio e impacto económico. La explicación del político interino —“Italia está atravesando una grave crisis y no puede permitirse distracciones o riesgos económicos”— relanzó un debate antiguo: ¿puede permitírselos Madrid, con una deuda de 6.348 millones de euros? ¿Está España preparada para un reto semejante, en pleno proceso de reformas laborales y financieras, señalado habitualmente como país en riesgo de necesitar ayuda externa y con el lastre insostenible de un 23% de paro? ¿Es un exceso más, un último brindis al sol acorde al dispendio de las arcas públicas por las Administraciones, o tiene sentido pese a la que está cayendo?

“Con el debido respeto para Roma, no tiene nada que ver con la candidatura de Madrid. No es lo mismo empezar un camino que llevar dos candidaturas a la espalda, con las consiguientes inversiones”, entiende el presidente del Comité Olímpico Español (COE) y de la candidatura, Alejandro Blanco. “Se ha hecho un gran trabajo en 2012 y 2016, hemos cogido lo bueno de esos dos proyectos, escuchado al Comité Olímpico Internacional (COI) y cambiado lo que creíamos que podíamos mejorar, como dos subsedes que no contaban con conexión al AVE”, zanja.

La candidatura española insiste en que su caso y el de Roma “son distintos”

“Son casos distintos, Madrid ya cuenta con el 80% del proyecto realizado, la inversión necesaria será pequeña y tendrá un retorno en empleos y beneficios incalculable”, subraya la alcaldesa, Ana Botella. “La mínima inversión es la que exigen los estadios y recintos deportivos, lo que de verdad cuesta es mejorar las redes viarias, la capacidad hotelera... En ese sentido, Madrid tendrá prácticamente que prolongar dos líneas de metro”, sentencia Raúl Chapado, director general de Deportes de la candidatura madrileña —ya estuvo en la de 2016—, que el 23 de mayo afronta el primer examen. Fuera de juego Roma, junto a la capital española se la juegan Bakú (Azerbaiyán), Doha (Catar), Estambul (Turquía) y Tokio (Japón). Habitualmente alguna cae en esa primera criba, pero las cinco podrían pasar a la ronda final.

“El esfuerzo merece la pena”, insisten desde todos los estamentos implicados. “La postura del Gobierno está clara: el Consejo de Ministros mostró su apoyo a la candidatura el 27 de enero y su compromiso con las garantías que exige el COI”, se apunta desde el Consejo Superior de Deportes.

Madrid 2020 calcula que los Juegos generarían unos ingresos directos de 1.400 millones. La inversión pública solo en sedes deportivas ascendería a 1.586 millones, a los que habría que sumar otras infraestructuras (metro, tren, carreteras, etcétera). Desde el inicio de la carrera el pasado junio hasta el pasado martes, la candidatura ha gastado 2,95 millones de euros. Desde el martes hasta septiembre de 2013, espera emplear 26,82 millones más. En total, 29,77 millones de euros, de los que el 38% saldrán de fondos municipales (11,47 millones).

La candidatura española insiste en que su caso y el de Roma “son distintos”

“Apoyamos la candidatura con condiciones, pedimos austeridad, pero hay que presentarse porque consideramos que la relación gastos-beneficios será favorable”, reflexiona el líder municipal socialista, Jaime Lissavetzky. “Además, la familia olímpica suele tener muy en cuenta la perseverancia. Sidney salió en 2000, a la tercera, y por un solo voto sobre Pekín”, concluye Lissavetzky, que, como secretario de Estado para el Deporte (2004-2011), respaldó los dos intentos anteriores. El líder socialista rechaza en cualquier caso que pueda reproducirse el caso de Londres 2012, que ha visto triplicarse su presupuesto previsto (11.160 millones de euros).

Por el momento Madrid 2020 solo cuenta con estimaciones económicas, puesto que hasta marzo ni siquiera será candidata. El estudio presentado al COI para los Juegos de 2012 cifraba en 6.534 millones las inversiones necesarias. Los beneficios habrían ascendido a 12.466 millones de euros y 174.460 empleos. Solo en ingresos por el aumento de visitantes a Madrid entre 2012 y 2017 se habrían generado 2.536 millones adicionales y otros 34.679 empleos, según estas cuentas.

El informe de la candidatura de 2016 calculó unos beneficios de 6.050 millones para la ciudad, a los que se habrían sumado 1.512 más para la región y 2.787 millones para el resto del país. El estudio cifraba en 6.497 millones las inversiones necesarias.

Barcelona se presentó en plena reforma laboral, con aquella ETA...”

La candidatura aportó además un estudio de la Universidad de California-Berkeley (EE UU), que estimaba que una candidatura olímpica mejora un 30% los indicadores de actividad económica de la ciudad. Otro informe presentado al COI señalaba que la repetición de la candidatura en 2016, tras la derrota de 2012, estaba “dejando efectos beneficiosos visibles”, situando a Madrid en el mapa. Eso sí, también preveía que la Caja Mágica atraería “grandes eventos deportivos internacionales”. No ha sido así. La instalación costó 294 millones (más del doble del presupuesto). Desde su inauguración, hace dos años, ha constituido un quebradero de cabeza político y económico para el Ayuntamiento, que ha tenido que emplear toda su inventiva para encontrarle un uso acorde con su grandilocuencia.

En plena recesión, con las cancillerías europeas amenazando con una Europa de dos velocidades (los que no gastan más de lo que ingresan, y el resto) y con la prima de riesgo (que mide la fiabilidad española frente a la alemana) por los aires, Armand Calvo, uno de los máximos responsables de Barcelona 92, valora positivamente este tercer intento. “Hay dos formas de encarar unos Juegos: que prevalezcan los intereses del evento o los de la ciudad. Y con los Juegos demostramos que éramos serios. Transformamos Barcelona, la dotamos de unas infraestructuras que en ese momento cubrían sus necesidades en un periodo de seis o siete años cuando en condiciones normales nos habríamos ido a los 30 o 40 años. Madrid sigue la misma senda, la idea es que el proyecto no muera con los Juegos”, explica. El gasto fue de 1.280 millones de euros; las inversiones, 7.880 millones; el impacto económico, 15.250 millones.

El proyecto cuenta
con el apoyo de PP y PSOE
en las tres Administraciones

Con la perspectiva que da el tiempo, Calvo destaca las diferencias entre la situación actual y la de 1983, cuando Barcelona se presentó como candidata. “Se propuso dos años después del intento de golpe de Estado, con una tasa de inflación alta, la reforma laboral de siderurgia y astilleros, aquella ETA... El panorama era grave, pero el Gobierno hizo un diagnóstico acertado”. El enorme gasto público en otros grandes eventos como la Exposición Universal de Sevilla retrasó un año una crisis que ya se barruntaba.

Veinte años después, España ha vuelto a caer en otra recesión sin haberse recuperado apenas de la anterior. Sin embargo, el apoyo popular a la candidatura es mayoritario, aunque levemente inferior al de los intentos anteriores. Según la encuesta presentada al COI, el 75% de los habitantes de Madrid la respalda, porcentaje que se eleva al 84% en la región y a nivel nacional. Los organizadores respiraron al conocer el resultado del sondeo, pues albergaban una “preocupación íntima” por el daño que la crisis pudiera hacer.

Montreal tardó 30 años en pagar el déficit de los Juegos de 1976

Entre los partidos políticos también hay consenso, aunque no falten las voces disonantes. A nivel estatal, la candidatura cuenta con el respaldo de PP (en el Gobierno) y PSOE, que suman 296 de los 350 escaños del Congreso. En la Comunidad también (108 de 129 escaños), aunque el entonces secretario general del PP madrileño, Francisco Granados, se mostrara crítico antes de hacerse oficial la candidatura, y el líder socialista, Tomás Gómez, haya sembrado ahora en público dudas sobre su oportunidad que en el momento de aprobarse en el Ayuntamiento se calló. Su partido votó a favor con su plácet, sumando, junto al PP, 46 de los 57 concejales. IU se abstuvo. UPyD se opuso. Este partido quiere llevar a la Asamblea de Madrid una proposición para instar al Gobierno a que no avale la candidatura. “La experiencia ha demostrado que el presupuesto final poco o nada tiene que ver con las previsiones. El déficit lo cubre el Estado u otros entes públicos”, expone la formación. “La mayor parte de las instalaciones sirve para poco o nada una vez terminados los Juegos, quedando como monumentos al despilfarro”, añade. Su líder, Luis de Velasco, va más allá, al entender que “parte de la situación por la que pasa Grecia se debe, entre otros factores, a que Atenas albergó los Juegos de 2004”. “No está el cuerpo para Juegos, hay otras urgencias”, cree Izquierda Unida.

El pasado reciente demuestra en efecto que los Juegos se pueden ir de las manos. Montreal 76 es la pesadilla latente. La ciudad canadiense tardó 30 años en pagar un déficit olímpico de 775 millones de euros. Después de 35 años, el estadio apenas tiene uso. “Los Ángeles 84 cambiaron el modelo radicalmente. Hasta ese momento no existían los derechos de televisión ni había grandes patrocinadores. Solo se hacían los Juegos por prestigio. [El expresidente del COI] Juan Antonio Samaranch revolucionó el sistema, lo modernizó y le dio otra dimensión”, apunta Chapado. El director general de Deportes de Madrid 2020 también hace hincapié en las diferencias con Atenas 2004: “Se lo tomaron con calma; a un año de los Juegos, el COI les llamó la atención, barajando incluso la posibilidad de volver a repetir cuatro años después en Sidney”. La inversión privada, en concreto los grandes armadores, aportaron la financiación a costa de unos altísimos intereses. El déficit fue de más de 7.000 millones.

La gran fortaleza de Madrid es que no hay grandes novedades”

“Por todo ese tipo de razones, la gran fortaleza de la candidatura de Madrid es que no hay grandes novedades”, cree Lissavetzky. El líder socialista discrepa de la imagen fatalista que desde ciertos ámbitos transmiten del proyecto. “Contamos con la experiencia de los dos intentos anteriores y con un porcentaje de infraestructuras concluidas altísimo, por lo que los gastos serían razonables”, valora. Lissavetzky apunta además uno de los principales retos, si no el mayor, de la candidatura: “La iniciativa privada debe responder”. “Los patrocinadores tienden a restringir sus dotaciones en épocas como la actual. Me refiero a los nacionales, y no a las compañías internacionales porque esos ya los cierra el COI”, opina Calvo. El antiguo responsable de Barcelona 92 apunta que “es vital que se dé el apoyo de todas las Administraciones. Con todo lo que hay adelantado, los mayores esfuerzos deben dedicarse a convencer a quien lo requiera de que ese respaldo es oficial”.

Calvo asistió al evento que el COI montó en noviembre para orientar a las ciudades aspirantes y resolver dudas. “Entonces ya vi un proyecto muy avanzado; desde ese punto de vista Madrid tiene mucho ganado, es lógico que se presente”, concluye. La candidatura ha expuesto al COI y a la opinión pública española que su objetivo es “motivar a una sociedad que poco a poco se ha ido desilusionando por las circunstancias económicas y sociales que le ha tocado vivir”, y “estimular el desarrollo económico” y el empleo. Pero eso será si Madrid logra los Juegos el 7 de septiembre de 2013 en Buenos Aires. Hasta entonces, la consigna es solo una: austeridad.

La imagen española en dopaje, terrorismo y 15-M

El positivo por clembuterol de Alberto Contador en el Tour de Francia de 2010 generó una polémica que estalló finalmente con las bromas en los guiñoles de Canal+ Francia. La idea de que las autoridades españolas hacen la vista gorda ante el dopaje caló a fondo en el exterior, abriendo un frente imprevisto a Madrid 2020. “Lo que está pasando en España es espantoso, protege a sus deportistas”, afirmó el expresidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), Richard Pound. “Si tienes un país en el que está claro que no están haciendo mucho contra el dopaje, puedes llegar a decir: ‘Bien, quizás debamos ir a un sitio donde eso no sucede”, afirmó.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, avivó la fama de tramposos de los deportistas nacionales afirmando recientemente que “España tiene un problema con el dopaje”. Sus declaraciones han obligado a la candidatura de Madrid 2020 a dar explicaciones. “Tenemos la máxima calificación de la AMA y somos el sexto país que más controles pasa”, asegura Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE). “Nosotros cumplimos con la ley; problemas de dopaje tienen todos los países”, insiste Blanco. Como solución a las turbulencias que provocó la suspensión de dos años de Contador por su positivo, los ministros de Deportes de España y Francia preparan un comunicado conjunto en defensa del deporte nacional. Una manera más de limpiar la imagen de los éxitos deportivos en fútbol, tenis, baloncesto y otros ámbitos, y por tanto de Madrid 2020.

Hay otros dos aspectos con mucha proyección pública a nivel internacional que también podrían perjudicar a la candidatura madrileña: ETA y las protestas del 15-M. Sobre la amenaza terrorista, el informe de Madrid destaca “el cese definitivo de su actividad” que la banda terrorista anunció el pasado 20 de octubre de 2011 tras casi un millar de muerto y miles de heridos. Las dudas sobre seguridad que Alberto de Mónaco formuló en 2005, en el examen final a Madrid 2012 en Singapur días después de la explosión de un artefacto de ETA junto a La Peineta, le pasaron factura al proyecto español. Londres, ganadora en esa votación, sufrió un ataque terrorista múltiple de una célula de Al Qaeda al día siguiente de su elección. Sobre el 15-M, el informe de Madrid 2020 lo describe como “protestas pacíficas siempre bajo control y acatando la legislación”.