Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

México es el país de la OCDE con un mayor esfuerzo en educación

Un informe del organismo reconoce los avances logrados por Brasil entre 2000 y 2008 para aumentar el gasto en primaria y secundaria

México es el país que más ha gastado en educación en la última década, al incrementar su presupuesto en un punto porcentual, hasta el 5,8% del PIB y el 20,6% de su gasto público en total, pero una gran parte de su población entre los 15 y los 29 años no aprovecha esos recursos y además está desempleada, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) difundido ayer.

En el estudio, titulado Panorama de la Educación 2011 y que recoge datos hasta 2009, también se destaca que Chile es el país con mayor segregación socioeconómica, lo que se ha visto confirmado en los más de tres meses de protestas protagonizados por estudiantes y profesores de ese país, que exigen un acceso más fácil a la educación de calidad. Asimismo, el organismo resalta los avances de Brasil entre los años 2000 y 2008 en la inversión en la educación primaria y secundaria, que se ha disparado un 121%.

Chile registra la mayor segregación en las escuelas, según el estudio

"El desafío para México ha sido proporcionar educación a la población más grande de jóvenes que el país verá en algunas décadas y aumentar su inversión por estudiante", señala el informe de la OCDE. Pero inmediatamente destaca que las tasas de graduación en la educación superior en el país son las más bajas después de Turquía, mientras que los estudiantes de entre 15 y 19 años matriculados solo alcanzan el 52%, muy por debajo de Brasil (75%) y Chile (82%). La OCDE informa de que, si bien en la mayoría de los países estudiados los adultos con títulos universitarios tienen menos probabilidad de estar desempleados, en México sucede el fenómeno de que "las diferencias entre las tasas de desempleo entre la población con nivel superior y por debajo del medio superior están entre las más bajas en la OCDE". Según Pedro García de León, de la división de Indicadores de Análisis del organismo, "la proporción de mujeres entre 15 y 29 años que no reciben educación y que están desempleadas o no forman parte de la fuerza laboral es 3,6 veces superior a la de los hombres".

El coste salarial por estudiante en México, por su parte, es menor que la media de la OCDE pero mayor que en Chile. En este país andino tiene más peso relativo la financiación privada en la educación primaria y secundaria, pero sobre todo en la superior, donde alcanza un 85,4%, lo que se traduce en un alto coste para las familias chilenas, destaca la OCDE.

Pero la principal preocupación del organismo es el nivel de segregación socioeconómica escolar que existe en Chile, el mayor de los países estudiados. Según la OCDE, hay un 50% menos de diversidad según el estatus socioeconómico en las escuelas chilenas, por lo que "es poco probable que los estudiantes de diferentes entornos asistan al mismo centro educativo, lo que limita los beneficios a corto y largo plazo de la diversidad social". Los niveles de inclusión son mucho menores que en la media de países analizados por la OCDE.

En Brasil, por su parte, el gasto público en la educación como porcentaje del gasto total "indica el nivel de prioridad que da el Gobierno a la educación en relación con otras áreas de inversión". La cifra sigue siendo baja, reconoce el organismo, pero el gasto en educación con relación al presupuesto público total pasó del 10,5% en el año 2000 al 17,4% en 2008, el tercer mayor avance de los países evaluados por la OCDE. Destacan especialmente los avances en la inversión en educación primaria y secundaria, en vista de la necesidad de tener un nivel educativo mínimo para acceder al mercado laboral. "Los jóvenes brasileños sin educación secundaria superior tienen un 21% menos de probabilidades de encontrar empleo", según la OCDE.