Protesta de los conductores de ambulancias

Los 140 trabajadores a los que no quiere contratar la nueva concesionaria de transporte no urgente se concentran mañana frente al Summa.- UGT convoca una huelga

Protestarán hasta que la Consejería de Sanidad intervenga. Los 140 conductores de ambulancia que se quedaron sin trabajo este fin de semana después de que las nuevas concesionarias del servicio de transporte no urgente, que Sanidad tiene externalizado, se negaran a contratarles han convocado mañana a mediodía una concentración frente a la sede del Summa 112, en la calle Antracita. Las empresas Santa Sofía y Ambulancias Alerta están obligadas a subrogar a los trabajadores de las anteriores concesionarias, pero no lo han hecho alegando que la antigua empresa acumula deudas con la Seguridad Social y con los propios trabajadores.

El resultado es que los conductores están en la calle y las concesionarias han contratado a otro personal para cubrir el servicio, que empezaron a prestar este fin de semana. La empresa que debe subrogar a más trabajadores es Santa Sofía (127 del total). "Los papeles que nos ha facilitado la anterior empresa no están en regla, y el convenio dice que el requisito para subrogar a los trabajadores es que estén correctamente finiquitados", asegura Jorge Gómez, gerente de Santa Sofía.

Más información
140 conductores de ambulancia, a la calle

Un argumento muy similar al que esgrimen los responsables de Ambulancias Alerta: "No vamos a asumir la deuda de nadie", afirman. La Consejería de Sanidad, que es la que tiene que asegurar la prestación de este servicio público, asegura que se trata de "un problema entre las empresas" y que, por tanto, no puede hacer nada. Un portavoz del Summa 112, que es el organismo que elabora los pliegos de condiciones y saca los concursos de transporte no urgente, admite que los pliegos obligan a subrogar a los trabajadores, pero bajo la condición de que ese traspaso "cumpla con todos los requisitos que indican las leyes, y eso lo tienen que negociar ambas empresas". La Administración, por tanto, no interviene. "Si no se ponen de acuerdo, lo tendrán que solucionar en la vía de lo social", añade el portavoz.

Los trabajadores, sin embargo, no están de acuerdo con la postura de la Administración, y consideran que sí tiene algo que decir en el conflicto. De ahí que hayan convocado la concentración frente al Summa. También el sindicato UGT cree que la Consejería de Sanidad tiene una responsabilidad y debe hacer cumplir las condiciones de la concesión a las nuevas empresas. UGT ha anunciado en un comunicado que va a convocar una huelga para el próximo día 20 en Santa Sofía.

El portavoz de CGT en el conflicto, Carlos Partal, ha asegurado que la intención de los trabajadores que están en un limbo es seguir protestando hasta que las empresas se pongan de acuerdo y pide la intervención de Sanidad. El Summa no mediará a menos que el conflicto afecte a la prestación del servicio y, por tanto, a los ciudadanos que se benefician de él. Y eso, asegura, no está sucediendo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS