Un cometa de cerca

"Esto no es una simulación, es real", dice el director científico de la NASA ante las primeras imágenes del Hartley 2 transmitidas por la sonda 'Deep Impact'

Las primeras cinco imágenes del cometa Hartley 2 transmitidas durante la máxima aproximación de la sonda Deep Impact muestran chorros brillantes que emanan del núcleo. Los científicos e ingenieros de la misión, presentes en la sala de control del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena (California), prorrumpieron en aplausos cuando fueron apareciendo las imágenes, tomadas con la cámara de media resolución de la sonda, antes y después de la máxima aproximación, a 37 millones de kilómetros de la Tierra. Esta se produjo a las 15.00, hora peninsular española, cuando se acercó a sólo 700 kilómetros del cometa, que es muy pequeño, ya que mide poco más de dos kilómetros de longitud, pero muy activo. "Esto no es una simulación, es real, está sucediendo", recalcó emocionado Edward Weiler, director de los programas científicos de la NASA.

Más información
Una nave espacial 'reciclada' visita su segundo cometa
Malcolm Hartley, descubridor de cometas sin proponérselo
Encuentro con un cometa pequeño lleno de chorros de CO2

El éxito en la precisión con que se realizó el encuentro cósmico, tras una misión en la que la nave ha recorrido 5.000 millones de kilómetros, llenó de alegría a los miembros del equipo. Ahora se espera la llegada de las imágenes de la cámara de alta resolución y posteriormente se realizará el análisis científico de los datos recibidos.

El descubridor del cometa, Malcolm Hartley, también participa en la misión. Descubrió el cuerpo celeste en 1986 en una placa fotográfica tomada por un telescopio británico en Australia y nunca supuso que llegaría a verlo tan de cerca, según ha manifestado hoy.

El Hartley 2 se acercó el pasado 20 de octubre a sólo 18 millones de kilómetros de la Tierra, por lo que numerosos telescopios, terrestres y espaciales se han unido a la campaña de observación que culmina hoy con el acercamiento de la Deep Impact. Uno de ellos es el satélite Odin, que se centró en determinar la producción de agua (la helada que se derrite y se transforma en vapor por la cercanía al Sol), que estimó entre los 180 y los 300 kilogramos por segundo. Este satélite, diseñado y construido en Suecia, fue lanzado en 2001 y funciona en colaboración con Canadá, Finlandia y Francia

En la Tierra, varios observatorios registraron ayer y anteayer la entrada de meteoros en la atmósfera terrestre, en forma de bólidos, que se supone que proceden de la cola del Hartley 2. En los telescopios se ha observado durante las últimas semanas el cometa, que presentaba un coma verde brillante y una cola de color castaño dorado, informa el Centro de Astrofísica de la Institución Smithsonian y la Universidad de Harvard.

El director de la NASA, Charles Bolden, ha felicitado a todo el equipo de esta segunda parte de la misión de Deep Impact denominada Epoxi, resaltando "las sensacionales imágenes del cometa tomadas por la nave durante el sobrevuelo, a una velocidad relativa superior a los 43.400 kilómetros por hora". La misión es "uno de los proyectos de la NASA más exitosos de exploración del espacio profundo", ha dicho.

Una de las primeras imágenes del núcleo del cometa Hartley 2 transmitidas por la nave <i>Deep Impact</i> antes de su máxima aproximación, a 700 kilómetros.
Una de las primeras imágenes del núcleo del cometa Hartley 2 transmitidas por la nave <i>Deep Impact</i> antes de su máxima aproximación, a 700 kilómetros.NASA/JPL
Mapa del agua en el cometa Hartley 2, según los datos del satélite <i>Odin</i> el 29 de octubre de 2010.
Mapa del agua en el cometa Hartley 2, según los datos del satélite <i>Odin</i> el 29 de octubre de 2010.SSC/CNES/OBSERVATOIRE DE PARIS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS