Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia aprueba con condiciones la fusión de Telecinco y Cuatro

El organismo considera que los compromisos presentados por la cadena de Mediaset solucionan los problemas detectados

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha aprobado la fusión de Telecinco y Cuatro, sujeta a una serie de condiciones. La CNC considera de esta forma que los compromisos presentados por Telecinco solucionan los problemas de competencia que había detectado el organismo.

La cadena de Mediaset presentó el pasado día 19 tres bloques de compromisos, que afectan al mercado publicitario, la oferta de canales en abierto y a su posición negociadora en la compra de contenidos. El consejo de la CNC, reunido ayer, considera que estas condiciones son "adecuadas", tras consultar y valorar la opinión de "competidores e interesados". La duración inicial de los compromisos es de tres años, prorrogable por otros dos.

En cuanto al mercado publicitario, Telecinco se compromete a no vender en un mismo paquete comercial la publicidad de los dos canales en abierto de mayor audiencia que controla, con la condición adicional de que la audiencia conjunta de los canales incluidos en un paquete comercial no supere el 22%. Tampoco podrá desarrollar políticas de venta vinculada de los distintos paquetes.

Respecto al segundo bloque, Telecinco no ampliará su oferta de canales de televisión en abierto mediante el arrendamiento de canales de TDT de terceros operadores. También se compromete a no bloquear las mejoras de calidad que puedan querer lanzar sus competidores Net y La Sexta, con los que comparte canales múltiples de TDT hasta 2015.

Las condiciones que Telecinco acepta para contrarrestar su poder como demandante de contenidos audiovisuales consisten en limitar a tres años la duración de los contratos de compra de contenidos en exclusiva, como películas y series, para garantizar que salgan periódicamente al mercado. También se limita a cinco años el periodo de explotación en exclusiva en abierto de una película. La cadena se compromete además a restringir su capacidad para excluir a las productoras de televisión nacionales como oferentes de programas a competidores en abierto.