Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presunto plagio de Cela irá a juicio

Una juez de Barcelona sienta en el banquillo al editor Lara por un delito contra la propiedad intelectual

Doce años después de iniciarse el proceso, ya hay decisión judicial definitiva. El caso del presunto plagio de la novela La Cruz de San Andrés, ganadora del Premio Planeta de 1994 y escrita por Camilo José Cela, acabará en juicio. La titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Barcelona ha considerado que insisten indicios racionales para considerar que se cometió un delito contra la propiedad intelectual en la elaboración de la obra, así como otro de supuesta estafa o apropiación indebida. Como el autor está fallecido desde 2002, el único acusado en el caso es el consejero delegado del grupo editorial Planeta, José Manuel Lara Bosch, en tanto que responsable de la difusión de la novela. La juez le requiere en su auto a que preste una fianza de 533.333 euros.

Ahora el caso pasará a la Audiencia de Barcelona, que deberá fijar la fecha del juicio. La fiscalía siempre ha mantenido que no existía delito, por lo que si Lara ha acabado en el banquillo ha sido por la persistencia del hijo de la escritora María del Carmen Formoso, autora de la obra Carmen, Carmela, Carmiña (Fluorescencia), que también concurrió al premio en 1994. El hijo de Formoso, abogado de profesión, ejerce la acusación particular en el caso y durante este tiempo de investigación judicial también acusaba a Lara de injurias, calumnias, amenazas, denuncia falsa y coacciones, pero la juez ha acordado el archivo de la causa por estos supuestos delitos.

La juez ya consideró en abril de 2009 que existían indicios de delitos contra Lara en base a dos argumentos: que Formoso presentó su obra el 2 de mayo y Cela el 30 de junio, el último día de plazo, y el contenido del informe pericial elaborado por Luis Izquierdo, catedrático de Literatura española de la Universidad de Barcelona, en el que se concluye que la obra de Cela es "un supuesto de transformación, al menos parcial, de la obra original".

La editorial Planeta presentó recurso contra aquella decisión de la juez instructora, al que se adhirió la fiscalía, pero la Audiencia de Barcelona ratificó la decisión. De esa manera quedó despejado el camino judicial. En la tramitación judicial del caso ha llegado a intervenir incluso el Tribunal Constitucional, que en 2006 reabrió el asunto, que para entonces ya había sido archivado en dos ocasiones, después de que declarasen el mismo Cela y José Manuel Lara. La Audiencia de Barcelona consideró en su último pronunciamiento que la responsabilidad penal del editor se centraría en "haber presuntamente facilitado una copia de la obra inédita" a Cela "a los efectos de que la plagiara".

La juez instructora argumentó en su día que La Cruz de San Andrés "presenta tantas coincidencias y similitudes" con la obra de Formoso "que para realizar tal transformación la novela de la querellante hubo de ser necesariamente facilitada" a Cela "para que tomándola como referencia o base, hiciera lo que el perito denomina aprovechamiento artístico" de aquélla. De esa manera, añade la juez, la obra de Formoso fue "transformada" por Cela "en una obra sistemáticamente diferente, con el sello propio de su autor, que presentada al mismo certamen literario resultaría premiada".