Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los divorcios bajaron un 10,6% en 2009

Continúa la tendencia a la baja de las rupturas matrimoniales iniciada en 2007, coincidiendo con la crisis.- El mayor número de desuniones se da en la década de los 40.- La duración media de los matrimonios fue de 15,6 años

Los divorcios entre las parejas españolas disminuyeron un 10,6% en 2009; las separaciones, un 12,3%; y las nulidades, un 10,6%, lo que confirma la tendencia a la baja de las disoluciones matrimoniales en España iniciada en 2007, coincidiendo con la crisis económica. Son datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), de los que se desprende que la custodia de los hijos menores correspondió a la madre en el 84% de las rupturas y en casi nueve de cada diez casos la pensión alimenticia fue asumida por el padre. El mayor número de desuniones correspondió a la franja de edad comprendida entre los 40 y los 49 años.

Los divorcios representaron el 92,7% de las disoluciones matrimoniales, frente al 7,2 % de las separaciones y el 0,1% de las nulidades, por lo que se consolida la tendencia al alza del peso de los divorcios en el total de las rupturas.

Los datos de la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios del año 2009 del INE indican que la duración media de los matrimonios disueltos fue de 15,6 años, la misma que en 2008, y el 64,6% fueron de mutuo acuerdo, lo que supone un ligero incremento respeto al año anterior, que fue del 63,7%. Los matrimonios anulados tuvieron una duración media de 6,5 años; las separaciones, 19,1; y los divorcios, 15,3 años. El 29,7% de los divorcios y el 41,7% de las separaciones se produjeron tras 20 años de matrimonio.

En la década de los 40 se dan la mayor parte de las desuniones. Así, la edad media de las mujeres que decidieron poner fin a su matrimonio se situó en los 41,9 años (41,6 años en los divorcios, 44,9 en las separaciones y 38,4 en las nulidades). En el caso de los hombres, la cifra se eleva hasta los 44,4 años (44,1 años en los divorcios, 47,4 en las separaciones y 42,6 en las nulidades). Por nacionalidad de los cónyuges, el 87,2% de las rupturas tuvo lugar entre españoles, el 8,4% se produjo en parejas en las que uno de los dos miembros era extranjero y el 4,4% en uniones en las que ambos miembros eran de fuera.

El 53,6% de los matrimonios tenía hijos menores de edad, dato similar al de 2008 (54%). En el 57,5% de los casos se asignó pensión alimenticia, que en el 88,7% de los supuestos correspondió al padre y en el 6% a ambos cónyuges. La custodia de los menores correspondió a la madre en el 84% de las rupturas y fue compartida por ambos en el 9,7%, y se otorgó a otras instituciones en el 0,7%. Ambos cónyuges presentaron la demanda de disolución matrimonial en el 45,5% de los casos, solo la mujer en el 30,1% y en el 24,4% fue el marido, algo que se mantiene tanto en divorcios como en separaciones.

La duración media de los procesos de demanda no llegó a los cinco meses y se resolvieron en menos de seis meses en el 74% de los divorcios y en el 74,7% de las separaciones, mientras se prolongaron más de un año en el 8,5% de los divorcios y en el 7,1% de las separaciones.

Canarias, Asturias y Cataluña encabezan la lista de disoluciones matrimoniales -divorcios, separaciones y nulidades-. Canarias registró 2,83 rupturas por cada mil habitantes, seguida de Asturias (2,62), Cataluña (2,61), Baleares (2,54) y Comunidad Valenciana (2,48), además de la ciudad autónoma de Ceuta, que registró 3,04. Por el contrario, las tasas más bajas se dieron en Castilla-La Mancha (1,65), Extremadura (1,70) y Castilla y León (1,72).