Custodia compartida

Propietarios y ecologistas no siempre están en lados opuestos. Una estrategia de conservación consigue aunar los esfuerzos de todos por el medio ambiente

Humedales, animales en peligro de extinción, flores endémicas, encinas milenarias y paisajes de ensueño, cualquier bien ecológico tiene cabida dentro de la estrategia de protección Custodia del Territorio, una fórmula de colaboración entre vecinos, administraciones locales, asociaciones, empresas y particulares con el fin de conservar un terreno con valor medioambiental. La Plataforma de Custodia del Territorio, integrada dentro de la Fundación Biodiversidad, define este modelo como "una filosofía que facilita las iniciativas voluntarias en fincas privadas y municipales y en las que los principales protagonistas son un propietario y una entidad de custodia que le asesora en la gestión o conservación de sus valores y recursos". Como reza en la web de la plataforma (www.custodia-territorio.com), "un acuerdo de custodia es un procedimiento voluntario entre un propietario y una entidad de custodia para pactar el modo de conservar y gestionar un territorio. El pacto puede ser verbal o escrito".

En España hay actualmente 1.336 acuerdos de custodia. Las cifras, según la Plataforma, aumentan exponencialmente cada año y de 2008 hasta ahora han nacido 630 nuevos acuerdos, alcanzándose la cifra de 292.746 hectáreas protegidas. El director del departamento de estudios y proyectos de la Fundación Biodiversidad, Ignacio Torres, explica que este crecimiento se debe en parte a su reciente denominación: "Se le puso nombre en 2000, aunque en realidad se hacía desde los años setenta y todavía se están registrando acuerdos".

La primera experiencia en España fue impulsada por el ambientalista Félix Rodríguez de la Fuente en 1974, cuando decidió crear El Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega (Segovia), con la colaboración de WWF y los vecinos de la zona. La coordinadora de custodia del territorio de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, Laura Donada, asegura que el refugio nació como una acción espontánea que permitía conservar el entorno de las rapaces con la ayuda de todos. Luis Suárez, responsable de especies de WWF, hace hincapié en la importancia de aunar conservación con las tradiciones rurales o algunas acciones del propietario: "Esto puede parecer algo normal, pero en ese momento se conseguía un hito histórico". Para Suárez, este proyecto fue vital para la supervivencia del buitre leonado.

La principal ventaja de esta estrategia, según los ecologistas, es que permite que todos se sientan partícipes y responsables de la protección de un terreno sin que los propietarios perciban que se les está imponiendo algo. "Lo normal es que la entidad de custodia se acerque al propietario para ofrecerle compartir la responsabilidad ambiental, pero se está invirtiendo el proceso y este año hemos recibido más ofertas de custodia por parte de los propietarios de lo que podemos abarcar", explica Suárez, y añade: "Poco a poco los ayuntamientos se presentan como entidades de custodia, y lo lógico sería que asumieran más protagonismo en los próximos años".

Algunas empresas han encontrado en esta figura una posibilidad de dar contenido a su responsabilidad social corporativa y, junto a las agrupaciones locales, han hecho que aumenten los acuerdos de custodia. La Asociación Cultural-Ecolóxica Ridimoas, por ejemplo, gestiona 500 hectáreas del ecosistema forestal-fluvial de Ridimoas, en Ourense. Así, los vecinos de la zona se sienten responsables en un proyecto que definen como suyo. Eduardo de Miguel, director gerente de la Fundación Global Nature, una de las entidades de custodia con más presencia en España, asegura que se ha perdido el miedo de hablar con los propietarios: "Ya no impiden la conservación y están interesados en revalorizar sus tierras". Para De Miguel, la mayor responsabilidad de una entidad de custodia es no generar falsas expectativas de un cambio inmediato: "Nosotros nos encargamos de buscar fondos para llevar a cabo las acciones y el propietario se compromete a conservarlo".

El futuro de la custodia pasa, según Donada, por una estrategia nacional común. Por ello, la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente ha asumido la Secretaría del Foro Estatal de Custodia del Territorio: "Necesitamos coordinar todas las acciones para fomentar y extender este modelo de protección medioambiental".

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50