Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Príncipe evoca la concordia, la libertad y el progreso en el homenaje a Larra

Conmemoración solemne del bicentenario del nacimiento gran periodista madrileño

Concordia. Libertad. Progreso. Esta tríada de anhelos de Mariano José de Larra para España fue evocada hoy martes por Felipe de Borbón, Príncipe de Asturias y heredero de la Corona española, en el homenaje tributado al impar periodista madrileño por el Ateneo Científico, Artístico y Literario de Madrid, uno de los principales foros republicanos de la ciudad del cual Larra fue su primer socio de cuota. Festejaba así el bicentenario de su nacimiento en Madrid el 24 de marzo de 1809. Al acto asistieron también la Princesa de Asturias, doña Leticia; el ministro de Cultura, César Antonio Molina; la Presidenta de la Sociedad Estatal para las Conmemoraciones Culturales, Soledad López; y Santiago Fisas, consejero de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid. También se hallaban presentes familiares del periodista y escritor.

El anfitrión era el catedrático de Historia del Pensamiento de la Universidad de Madrid, José Luis Abellán, presidente del Ateneo. Ésta definió el atraso y la penuria intelectual que caracterizaron la España en la que Mariano José de Larra vivió; se hizo eco de su reivindicación de la "libertad de discurrir y de sentir", así como su concepción de la sátira como una catarsis, para subrayar luego su pertenencia al Ateneo, "por donde han pasado todos los premios Nóbel españoles, desde José de Echegaray hasta Camilo José Cela, así como doce jefes de Gobierno, todos los presidentes del la Primera y la Segunda República española, así como los Reyes de España y, en esta ocasión, los Príncipes de Asturias. En un lugar como el Ateneo", añadió José Luis Abellán, "de evidente tradición republicana, también tiene la monarquía su asiento bien ganado", en referencia a numerosos gestos de afecto de la Corona hacia la pionera de las instituciones culturales madrileñas y una de las decanas de toda España.

El autor teatral y escenógrafo Francisco Nieva realzó la figura de Mariano José de Larra, a quien definió como "un auténtico artista, pionero del Romanticismo español y un verdadero Goya de la palabra, resucitador de un tiempo pintoresco y terrible". Y reconoció: "Él me consagró como dramaturgo".

Jesús Miranda de Larra, descendiente del periodista madrileño, en nombre de la familia agradeció el homenaje a su antecesor y resaltó "su patriotismo y su sentido crítico: "Mi vida está condenada a decir lo que otros no quieren oír", recordó su frase.

Don Felipe de Borbón tomó la palabra y señaló los padecimientos sufridos por Larra ante "una España entonces en declive a consecuencia de la Guerra de la Independencia, desgarrada en 1833 por la guerra civil y con su proyecto internacional desvanecido ante la pujanza de otras potencias europeas". Citando a Larra, Don Felipe dijo que "un pueblo no es verdaderamente libre mientras que la libertad no esté arraigada en sus costumbres" y remarcó la laboriosidad, el tesón y el talento del gran periodista, cuya vida se vio marcada por el atraso secular de España. Sin embargo, el Príncipe de Asturias hizo hincapié en que "el bicentenario del nacimiento de Figaro, uno de los seudónimos del periodista, coincide con los tres últimos decenios de mayor estabilidad, modernización y progreso de la historia contemporánea española" metas que Larra anheló durante su vida, truncada a los 27 años.

Asimismo, el Príncipe de Asturias se refirió a que "los tiempos de crisis nos estimulan a ser más solidarios para mostrar el potencial de superación que los españoles han mostrado para conseguir las metas de libertad, concordia y progreso" por las que luchó Larra y que, según destacó, forman parte de los valores preconizados por el Ateneo, institución anfitriona del homenaje "que ha de saber que cuenta con el apoyo y el afecto" de la Corona, concluyó.