Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del instituto a la estratosfera

Cuatro estudiantes captan imágenes de la atmósfera gracias a una cámara digital acoplada a una sonda construida por ellos mismos

Que la mayoría de los adolescentes de hoy lleven la tecnología en el ADN no sólo se traduce en horas dedicadas a los videojuegos y a conectarse a Internet, sino que les despierta la creatividad, con resultados sorprendentes. Cuatro estudiantes de Girona, de 18 a 19 años, han conseguido tomar fotografías de la atmósfera con una cámara digital corriente acoplada a una pequeña sonda construida por ellos mismos a la que han llamado Meteotek08.

Gerard Marull, Sergi Saballs, Martí Gasull y Jaume Puigmiquel mandaron su cámara a la estratosfera utilizando un globo de látex lleno de helio a finales de febrero pasado. Después de meses de trabajo y prototipos fallidos, los estudiantes soltaron el modelo definitivo en la población de Bujaraloz, en el desierto de los Monegros. La sonda llevaba incorporado un transmisor de radio mediante el que iban tomando mediciones de posición, altitud y condiciones atmosféricas. El globo estalló a los 30.677 metros de altitud. A pesar de la caída, se pudieron recuperar las fotografías tomadas desde la atmósfera.

"Los primeros sorprendidos fuimos nosotros", explica Gerard Marull, que fue quien tuvo la idea de hacer la sonda. El proyecto era parte de un taller de Tecnología en el que él y sus compañeros, los cuatro apasionados de la tecnología, participaban en el Instituto de Educación Secundaria Bisbal de Baix Empordá (Girona). La creación de Meteotek 08 coincidió en el tiempo con un momento crítico para los jóvenes científicos: "Al principio tuvimos muchos problemas técnicos y el proyecto se interrumpió porque empezábamos la universidad", comenta Marull.

Jordi Fanals es el profesor que ha coordinado a los chicos en el proyecto "haciendo horas extra, trabajando en verano, poniendo dinero de mi bolsillo y hasta desmontando estufas para sacar hilo de níquel". Él les ayudó a comprar materiales de Estados Unidos por Internet o hielo seco para hacer pruebas a 60 grados bajo cero y les llevó a los Monegros a hacer simulaciones.

Todo el proceso está explicado en su blog en el que también han colgado un resumen del proyecto para la prensa, ya que, desde que su historia fue publicada en la página web del diario británico Daily Telegraph, están muy solicitados. Sólo en el día de ayer, su página de Flickr en la que están publicadas las fotos recibió más de 150.000 visitas.

Ahora los cuatro están en la universidad. La elección de las carreras no sorprende: Gerard y Martí estudian Ingeniería de Telecomunicaciones, y Sergi y Jaume, Ingeniería Industrial. Acaban de empezar, pero lo hacen desde muy alto, desde la estratosfera.