El Gobierno pedirá a la Fiscalía que investigue el maltrato de menores

Valencia abre expediente a dos centros de acogida tras las denuncias del Defensor del Pueblo

La ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, ha dicho hoy que el Gobierno va a pedir a la Fiscalía General del Estado que investigue el presunto maltrato cometido en centros de menores, según revela un informe del Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, presentado ayer en el Congreso de los Diputados. "Estos hechos tienen que ser investigados y eso le corresponde a la Fiscalía General del Estado y, por lo tanto, voy a pedirle que efectivamente lo haga", ha asegurado la ministra. La Consejería de Bienestar Social de la Generalitat valenciana ha ordenado este martes investigar los centros de menores Baix Maestrat de Vinarós (Castellón) y L'Omet de Elche (Alicante) por las irregularidades denunciadas en el informe del Defensor del Pueblo.

Más información

Así lo ha asegurado el consejero de Bienestar Social y vicepresidente tercero del Consell, Juan Cotino, quien ha indicado que cuando tenga el informe del Defensor del Pueblo y el que elaboren los técnicos de la Consejería comparecerá a petición propia en Las Cortes valencianas para informar sobre la situación de los centros y las medidas que adoptará la Generalitat.

El extenso documento Centros de Protección de Menores con Trastornos de Conducta y en situación de Dificultad Social, de casi 500 páginas, asegura que el centro de acogida de menores L'Omet de Elche está "contraviniendo" las obligatorias medidas de seguridad y presenta unas condiciones "deficientes" de conservación y equipamiento. También indica que en el centro Baix Maestrat de Vinarós los internos dicen no estar "contentos" porque hay escasez de comida, se les realizan registros "en cuclillas y sin ropa", se les sanciona "de forma reiterada", les hacen "muchas contenciones y de forma muy agresiva", y en ocasiones les "inyectan medicación" antes de encerrarlos en la sala de aislamiento.

Tanto en el caso de Vinarós como el de Elche, los centros afirman tener "desavenencias" con la Generalitat valenciana para el mantenimiento de los edificios, según el informe, que apunta que en ambos lugares se desnuda íntegramente a los menores para registrarles. Juan Cotino ha asegurado que la Consejería no tenía constancia de los hechos que denuncia el Defensor del Pueblo.

El informe de esta institución, que se encarga de velar por los derechos fundamentales de los ciudadanos, también señala que en el centro Baix Maestrat se han cerrado con mallas metálicas las ventanas para evitar cualquier contacto entre los menores y personas ajenas al recinto, "lo que dificulta enormemente la ventilación", y los chicos se quejan de las "malas condiciones de los baños y la falta de productos de higiene personal". También afirma que durante el día las puertas de seguridad permanecen abiertas, aunque por la noche se cierran hasta la mañana siguiente, sin que haya interfonos para casos de urgencia, ni mirillas en las puertas para vigilar el interior de las habitaciones.

En el centro de Vinarós se informó a la oficina del Defensor del Pueblo de que, cuando los menores se niegan a tomar fármacos o tienen alguna crisis, "se les inyecta medicación". En el centro de Elche, el informe destaca que los dormitorios, los baños y las taquillas de los internos "se encuentran muy deterioradas", y recomienda "la reposición y reparación periódica de equipamientos". En cuanto a la seguridad, el informe indica que el Plan de Emergencia del centro "no estaba actualizado ni implementado" y los extintores "estaban guardados en la zona de personal", lo que, junto con la "acumulación de enseres, materiales y desechos en los almacenes, supone que se están contraviniendo las obligatorias medidas de seguridad".

Lo más visto en...

Top 50