Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La merma de hielo antártico aboca a la extinción al pingüino emperador

Un estudio sitúa en 2100 la fecha crítica para esta especie, de la que existen 6.000 parejas

Los pingüinos emperador (Aptenodytes forsteri) podrían dirigirse a la extinción hacia el 2100 si el hielo marino de la Antártida se reduce tal como proyectan las actuales previsiones, según un estudio de la Institución Oceanográfica de Woods Hole en Estados Unidos. La investigación se publica esta semana en la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Los investigadores explican que el hielo marino es esencial para el ciclo de vida del pingüino emperador, ya que estos animales lo utilizan para la cría, su alimentación y alimentarse y para mudar de plumas.

Los autores combinaron datos de población de una colonia de pingüino emperador en Terre Adelie (Antártida) de 1962 a 2005, y las previsiones de hielo marino basadas en el Cuarto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático para llegar a estos posibles resultados sobre la población de estos animales.

Si el hielo marino se reduce en la Antártida como se prevé, los pingüinos emperador de Terre Adelie se espera que disminuyan de más de 6.000 parejas de cría a aproximadamente unas 400 parejas para final de siglo. La probabilidad de que una casi extinción como esta suceda, ya que se sugiere una disminución del 95% o más de la población, es de aproximadamente el 40% para el año 2100.

Para evitar la extinción, los pingüinos emperadores deben adaptarse, llegando a la colonia de cría antes, poniendo antes los huevos o migrando. Pero a diferencia de otras especies de aves de la Antártida que han alterado sus ciclos vitales, los pingüinos emperador han mostrado ser lentos en los cambios.