Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reducción de la contaminación en Bilbao, Madrid y Sevilla evitaría 3.700 muertes al año, según Soria

El ministro de Sanidad asegura que más del 24% de las enfermedades guardan algún tipo de relación con el medio ambiente

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, ha destacado hoy que si las ciudades de Bilbao, Madrid y Sevilla aplicaran programas contra la contaminación atmosférica -que suponen una reducción de los vehículos y de su velocidad, y de la emisión de gases- disminuirían las enfermedades respiratorias y cardiovasculares, con lo que se evitarían más de 3.700 muertes al año. "Esto no sólo tiene un impacto en la salud, sino también en el número de hospitalizaciones y en el impacto económico que suponen los días de baja laboral", ha agregado.

Soria ha puesto como ejemplo el programa para mejorar la calidad del aire de Barcelona, y ha subrayado que si esta ciudad consiguiera llevar su nivel de contaminación a lo que recomienda la UE, se evitarían unas 1.200 muertes, más de 600 hospitalizaciones y más de 14.000 episodios de bronquitis o de asma al año. También se lograría reducir el coste sanitario entre 1.000 y 2.300 millones de euros.

"La inversión en políticas de salud relacionadas con el medio ambiente puede tener un beneficio de cinco a uno, es una inversión que multiplica por cinco los beneficios", ha indicado Soria, quien opina que "la salud humana es la que sufre en mayor medida y de forma más importante las consecuencias de los desastres medioambientales".

El ministro de Sanidad ha subrayado que "es obvio que el medio ambiente tiene que ver con la salud. Tenemos evaluaciones que indican que más del 24% de la carga de enfermedad se puede correlacionar con el medio ambiente".

Soria ha inaugurado esta mañana, junto a la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y el director general de Investigación de la Comisión Europea, José Manuel Silva, una reunión de expertos europeos que analizarán los planes estratégicos en el ámbito de la investigación sanitaria.

Garmendia ha resaltado la importancia de incidir en el cambio de hábitos a través de la educación, para concienciar a la población en asuntos como el ahorro de agua o energético. "Nuestra responsabilidad social consiste en reconciliar la ciencia con la sociedad y creo que hemos avanzado algunos pasos en esta dirección, pues la ciencia y la tecnología son actualmente componentes decisivos en las agendas políticas para promover el desarrollo socioeconómico de las sociedades más desfavorecidas", ha dicho Garmendia.

La reunión de los expertos servirá para preparar el segundo encuentro de alto nivel para la V Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre Medio Ambiente y Salud, que se celebrará el próximo año en Italia. Según los datos de la OMS, las acciones sanitarias medioambientales podrían salvar 18 millones de vidas anualmente en toda Europa.