Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Tengo mucha esperanza en los cambios que traerán las elecciones en EE UU"

Rajendra Pachauri, Premio Nobel de la Paz de 2007 y presidente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, explica a EL PAÍS la urgencia de las medidas contra el cambio climático

Rajendra Pachauri, Premio Nobel de la Paz de 2007 y presidente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, se encuentra en Madrid para participar en calidad de experto en la Comisión Mixta Congreso-Senado sobre el Cambio Climático reunida esta tarde. Por la mañana, ha participado en un encuentro con EL PAÍS y otros medios. Precisamente hoy, los líderes europeos se han reunido en Bruselas para estudiar la inclusión del paquete de cambio climático diseñado por la Unión Europea.

Pregunta: Imagino que estará al corriente de las últimas conclusiones del Cuarto Informe del IPCC, que deja claro que no hemos actuado con suficiente celeridad.

Respuesta: No solo eso, sino que tampoco hemos hecho ni la mitad de lo que hacía falta. Eso quiere decir que las soluciones necesarias no han logrado la atención suficiente. Tenemos el problema de la inacción por un lado y el hecho de que nadie asume la responsabilidad necesaria por otro. Todo esto debe ir más deprisa.

Aquí en Europa hay suficiente liderazgo como para resolver las cosas. Ha demostrado su capacidad para ser líder en el pasado y es lo suficientemente grande como para influir en el resto del mundo. Ahora bien, hay indicios de que están reconsiderando algunas medidas que parecían ya definitivas. En cualquier caso si logramos que se mueva algo en Europa podremos afianzar la toma de decisiones mundial suficientemente.

P:Varios líderes europeos han dicho que con la crisis se podrían flexibilizar los objetivos para paliar el cambio climático, como el conocido 20-20-20 [dirigido a reducir las emisiones contaminantes, aumentar el uso de energías renovables y ahorrar energía en un 20% para el año 2020] ¿No cree que esto es demasiado peligroso?

R:Realmente cabe esperar que [la crisis financiera] se trate más bien de un problema limitado en el tiempo. Es la primera vez que se ha logrado una reacción conjunta para resolver los problemas financieros actuales. Se ha reaccionado desde América, Europa y otras partes del mundo y yo creo que de aquí a dos o tres meses, e incluso antes, veremos una cierta estabilidad en los mercados. Y llegado ese momento, la gente empezará a preguntarse por las razones fundamentales detrás de estos problemas: y resulta que nuestro sistema económico no es sostenible.

En cualquier caso esto ha sido una primera llamada de atención, pero tenemos que preguntarnos por cómo optar a un sistema de desarrollo sostenible que apueste más por energías renovables, por un uso eficiente de los recursos que tenemos y que los líderes muevan ficha y tomen medida.

Compartimos un mismo planeta azotado por una crisis y todos tenemos responsabilidad. Por eso creo que aquellos políticos que todavía tienen dudas tendrán que adoptar otro punto de vista.

P:Al hilo de la reunión de hoy en Europa sobre si deciden retirar o flexibilizar las medidas contra el cambio climático, ¿adónde nos llevaría esto? ¿Podría crear un efecto dominó en otros países?

R:Europa es líder y tiene que mantener un liderazgo, porque si la gente empieza a darse cuenta de que Europa echa marcha atrás, habrá necesariamente un efecto en otras regiones del mundo.

P:¿Qué espera de las próximas elecciones en EE UU y del posible cambio de Gobierno?

R:Soy muy optimista y pienso que con un nuevo gobierno en EE UU también habrá un cambio de política en relación al cambio climático y le voy a dar dos actores implicados en ello.

Por un lado están los estados y las ciudades. Aquellos ya realizan esfuerzos importantes en la reducción de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, California, los estados del Noreste y algunos de los estados de la parte occidental.

También las ciudades se han embarcado en una política activa, como por ejemplo: Nueva York, Chicago y otras. Y este es un factor muy a tener en cuenta: la presión cada vez mayor de los estados y de los municipios para que se haga algo de cara al cambio climático.

El otro actor será la gente, que se está dando cuenta de qué supone este hábito tan grave de la importación de crudo y el impacto negativo que, en muchos sentidos, tiene para EE UU. De ahí la importancia de pasar de los combustibles fósiles a otro tipo de energía. Eso tiene sentido tanto económica como estratégicamente y la persona que vaya a poner en marcha la política, el presidente, habrá de tener en cuenta este tipo de factores.