Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desmoronamiento de la Antártida, retratado

La Agencia Espacial Europea capta el momento en que una enorme masa de hielo de la Plataforma de Wilkins se rompe y cae al mar

Cada vez son más las evidencias del deshielo en la Antártida. La Agencia Espacial Europea (ESA, en sus siglas en inglés) ha conseguido captar el momento en que una inmensa masa de hielo de la Plataforma de Wilkins se deshacía cayendo al mar.

La Plataforma de Wilkins es un puente de hielo, con una superficie aproximada de 14.000 kilómetros cuadrados, que flota sobre el Océano Antártico meridional, en la parte del continente helado más próxima a la Tierra de Fuego.

Entre los días 30 y 31 del pasado mayo, una parte de la placa de hielo, con un área de 160 kilómetros cuadrados, se rompió súbitamente y cayó al agua. Es la primera vez que se documenta un fenómeno así durante el invierno austral, ya que el satélite Envisat, de la ESA, consiguió registrar las imágenes.

Y este derrumbamiento podría no ser el último si hacemos caso al Dr. Matthias Braun, de la Universidad de Bonn, y a la Dra. Angelika Humbert, de la Universidad de Münster. Ambos llevan meses estudiando las dinámicas de la Plataforma de Wilkins y sostienen que, de acuerdo con las imágenes de la ESA, en la parte más estrecha del puente de hielo queda una fractura que podría resquebrajarse definitivamente en los próximos días.

Si esto sucede, las islas de Charcot y Latady, unidas a la Península Antártica por la Plataforma de Wilkins, recuperarán verdaderamente su condición de islas. El pasado febrero, otro espectacular desprendimiento de hielo, que afectó a una superficie de 400 kilómetros cuadrados, dejó la parte más estrecha del pasillo de hielo en seis kilómetros de ancho. Ahora la parte más estrecha mide menos de tres kilómetros.

El Envisat vigila la Antártida para ayudar a los científicos europeos a realizar sus predicciones. En 2002 ya captó otra espectacular ruptura de hielo, la de la Plataforma Larsen B. La Península Antártica ha perdido siete plataformas glaciales en los últimos 20 años, mientras que las temperaturas medias han subido 2,5 grados desde 1960, según estimaciones científicas.