Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de EL PAÍS apuesta por un periodismo de calidad en Internet

Javier Moreno explica en Suecia la "satisfactoria" transformación llevada a cabo por este periódico, tanto en la edición impresa como en la digital

"Queremos tráfico masivo [en Internet], pero también queremos tráfico de calidad". El director de EL PAÍS, Javier Moreno, ha destacado ante el World Editors Forum reunido en Gottenburgo (Suecia) los logros obtenidos con la transformación puesta en marcha en el último año tanto en la edición impresa de EL PAÍS como en ELPAÍS.com. "La audiencia crece de manera sostenida en ambos. Tenemos 2,3 millones de lectores diarios en la edición impresa y casi un millón en la web. Sólo unos 200.000 se solapan", ha señalado. Moreno ha defendido un modelo en el que la edición impresa y la digital "comparten" buena parte de la agenda informativa, poniendo el foco en un periodismo de calidad, pero trabajan con ritmos y narrativas muy diferentes. "Hemos cambiado la manera en que hacemos periodismo, la manera en que lo distribuimos y, probablemente y más importante aún, la manera en que ambas redacciones se perciben a sí mismas y trabajan juntas", ha resumido.

"El periodismo es negocio, pero no consiste sólo en ganar dinero. Cuando resulta necesario, hemos de levantar nuestra voz en defensa de los valores democráticos y los derechos de los ciudadanos, frente a los gobiernos y las grandes empresas. Esto es algo que está en nuestros corazones y nuestras almas. Desde hace 200 años, y así seguirá durante décadas. En el periódico impreso y en el digital. Y eso es algo que ningún Google va a hacer, nunca", ha manifestado.

Moreno ha hecho estas declaraciones en una mesa redonda en la que también han participado representantes de otros grandes diarios internacionales como The New York Times y The Wall Street Journal, dos periódicos que, a diferencia de EL PAÍS, han apostado por un modelo de integración plena de las redacciones impresa y digital.

Jim Roberts, director de la edición digital de The New York Times, ha defendido un modelo de redacción integrada que permite incorporar cada vez más elementos multimedia a la información generada por el diario y ganar eficiencia en el proceso informativo. Una dinámica para la que, sin embargo, ha sido preciso desterrar algunas viejas prevenciones tanto en el equipo digital como en el de la edición impresa. "Para algunos [miembros de la redacción digital] el periodismo era sencillamente algo que debía ser tolerado pero no asumido como propio", mientras que "los periodistas digitales eran tratados como meros ayudantes". Una dinámica que el diario ha ido modificando mediante una forma de trabajar cada vez más coordinada.

Alma Latour, director del wsj.com (edición digital de The Wall Street Journal), también ha defendido un modelo de redacción integrada en el que los periodistas de la edición impresa realizan cada vez más piezas multimedia, incluidos vídeos. Latour ha exhibido algunas de las primeras piezas audiovisuales elaboradas por la edición impresa, de una calidad sin duda mejorable, para explicar con una buena dosis de humor que se trata de un proceso de aprendizaje mutuo en el que la dinámica de trabajo debe ir afinándose paso a paso.

Lisbeth Knudsen, directora de Berlingske Tidende, también ha defendido el papel de la prensa como pilar de la sociedad democrática y la necesidad de que se transforme para garantizar su pervivencia futura: "No tenemos otra opción. Hemos de lograr que funcione".

Knudsen, que ha apostado por la integración plena de las redacciones impresa y digital, ha señalado que "el viejo buen periodismo ya no es suficiente; hemos de repensarlo y crear modelos integrados". Knudsen opina que los periodistas ya no son los únicos protagonistas de la información; que los ciudadanos y lectores "han irrumpido en los antiguos circulos de poder" y que "los viejos hábitos han muerto".

Todos los participantes en la mesa han coincidido en que Internet supone una transformación radical en ia manera de ejercer el periodismo que implica una colaboración cada vez mayor entre los equipos de la edición impresa y la digital, sea cual sea el modelo de negocio futuro de la industria.