Retirada la acusación de malos tratos contra El Lute

El fiscal mantiene la demanda por amenazas, a pesar de que los dos únicos testigos no acuden a declarar

El fiscal ha retirado hoy la acusación de violencia de género contra Eleuterio Sánchez, El Lute, aunque mantiene la de amenazas. La acusación particular, que ejerce Carmen Cañavate, ex pareja de El Lute, se equivocó al citar a dos agentes de la Guardia Civil que supuestamente presenciaron las amenazas de muerte. Uno de ellos no participó en la detención que tuvo lugar en 2006, mientras que el otro se encuentra de baja médica indefinida.

El célebre ex preso se ha vuelto a vuelto a declarar inocente y se ha lamentado de que durante el franquismo le condenaron a muerte por la Ley de Bandidaje y Terrorismo y ahora le acusan por otra ley especial como la de Violencia de Género. En este sentido, ha agregado que "está estigmatizado" por esa ley que "no respeta la presunción de inocencia".

Más información

Diferentes versiones

A pesar de la ausencia de los citados, la fiscalía mantiene la petición de diez meses de cárcel. Los hechos de los que se acusa a El Lute acaecieron en febrero de 2006 en Punta Umbría, Huelva. El Lute asegura que cogió "levísimamente" a su ex pareja para que entraran en el coche a hablar "como adultos". Según su ex pareja, Sánchez gritó al hombre que le acompañaba, la zarandeó a ella y le espetó: "Estás condenada a muerte".

Sánchez ha usado su derecho a la última palabra en la vista de hoy para decir que el verdadero motivo de la denuncia de su ex mujer es el reparto de los bienes gananciales tras la separación de ambos después de 18 años de convivencia, porque ella "no aportó ni un juego de sábanas al matrimonio". Ha añadido que Cañavate le propuso un acuerdo económico a cambio de retirar la demanda, pero que él la rechazó porque la celebración del juicio es "la única manera de dejar" su nombre limpio. El Lute ha explicado que la celebración del juicio le ha causado muchos perjuicios personales, como la suspensión de una conferencia que tenía prevista en Badajoz y dos entrevistas en televisión.

Cañavate se ha defendido ante los periodistas al terminar el juicio diciendo que no va a "aguantar más mentiras" ahora que está "empezando a recuperar la dignidad". Además, ha dicho que no es "una mujer frívola" y que lo único que quiere es seguir en su trabajo como enfermera y cuidar a sus hijos.

Lo más visto en...

Top 50