Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos batiscafos rusos alcanzan el fondo marino del Polo Norte

La expedición busca pruebas geológicas para demostrar que el lecho marino de una vasta zona del Ártico pertenece a Rusia

Los batiscafos rusos Mir-1 y Mir-2, cada uno con tres ocupantes a bordo, se han posado hoy en el fondo marino del Océano Glacial Ártico bajo el Polo Norte, a 4.261 metros de profundidad.

El Mir-1, al mando del piloto Anatoli Sagalevich, ha tocado fondo esta mañana tras casi tres horas de inmersión en el punto de coordenadas 90 grados latitud norte. Inmediatamente tras el descenso, la tripulación del submarino ha depositado en el lecho marino una bandera rusa de titanio y resistente a la corrosión, de un metro de altura.

El segundo sumergible lo pilota el ruso Yevgueni Cherniáyev,quien viaja acompañado del científico australiano Michael Mcdowell y del millonario sueco Friedrick Pausen, quien pagó tres millones de dólares por participar en la aventura.

En el batiscafo viaja el Artur Chilingarov, vicepresidente de la Duma o Cámara Baja del Parlamento ruso y reconocido especialista en expediciones árticas y antárticas y el diputado Vladímir Gruzdev. "Nos posamos suavemente. El suelo es de color amarillento y no se ven habitantes de las profundidades marinas", ha explicado Chilingárov.

Buscarán pruebas de que el lecho marino es ruso

Además de realizar investigaciones científicas, la expedición buscará pruebas geológicas para demostrar que el lecho marino de una vasta zona del Polo Norte pertenece a Rusia. Bajo la ley internacional, cinco estados con territorio en el Círculo Polar Ártico -Canadá, Noruega, Rusia, EE UU y Dinamarca a través de su control de Groenlandia- controlan una zona de 320 kilómetros alrededor del norte de su costa.

Los científicos pretenden contrastar que la cordillera submarina Lomonósov, que se eleva 3.700 metros desde el fondo oceánico y va más allá del Polo Norte, es continuación de la plataforma continental de Siberia. La zona sobre la que reclama derechos tiene una superficie de 1,2 millones de kilómetros cuadrados, en donde se cree que se encuentra una cuarta parte de las reservas mundiales de hidrocarburos.

Submarinos nucleares soviéticos y estadounidenses han viajado a menudo bajo la capa de hielo polar, pero ninguno ha alcanzado hasta la fecha el lecho marino del polo.