Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cuatro fetos escondidos en casa

La estadounidense acusada de haber asesinado a su hijo recién nacido guardaba otros tres fetos envueltos en bolsas de plástico

La policía de la localidad estadounidense de Ocean City encontró el fin de semana cuatro fetos escondidos en la casa de una mujer acusada de haber asesinado a su hijo recién nacido en este pueblo de la costa de Maryland.

Los fetos estaban envueltos en bolsas de plástico y fueron hallados dentro de la casa y en un vehículo estacionado afuera. Ahora serán examinados para determinar su relación con la acusada -Christy Freeman-, la edad y las causas de su muerte.

El portavoz de la policía local, Barry Neeb, confirmó que uno de los fetos había fallecido recientemente y que los otros "pueden llevar muertos varios años". Dos de ellos fueron hallados en un baúl situado en el dormitorio de Freeman, otro fue encontrado dentro de una caravana aparcada frente a la casa de la acusada y el cuarto estuvo escondido en un mueble-tocador del cuarto de baño.

El primer feto, encontrado envuelto en una sábana

Freeman, de 37 años, fue denunciada el jueves pasado por el personal del hospital Regional Península de Ocean City, donde ingresó tras ser trasladada por los servicios de emergencia. Tras el examen médico, los doctores determinaron que había estado embarazada pero no pudieron encontrar al niño. Ella negó haber estado embarazada.

Las fuerzas de seguridad interrogaron a Freeman y decidieron registrar su residencia, en la que encontraron el cadáver de un niño recién nacido envuelto en una sábana. La policía, que trasladó el cuerpo del niño a la Oficina de Exámenes Médicos, acusó a Freeman de asesinato en primero y segundo grados y de homicidio.

La acusada, dueña de una compañía de taxis en Ocean City, acudió hoy a una vista preliminar, donde dijo que quiere "lavar su nombre en este caso". Debido a que fue acusado de homicidio en primer grado, la mujer no fue puesta en libertad bajo fianza. Pero Freeman dijo al juez que si le ofrecía la libertad bajo fianza, no iría a "ningún sitio". "Me quedo aquí para aclarar la situación", declaró.

Momentos después de la vista, la policía explicó que el informe preliminar del investigador dice que el niño había nacido muerto, pero que la causa de su fallecimiento estaba todavía bajo investigación.

El feto tenía el tamaño de un embarazo de 26 semanas, según el informe preliminar de los médicos forenses, que han examinado los cadáveres para determinar la causa de sus muertes, su edad y si tenían vínculos con Freeman.