Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de científicos descubre que las hembras de tiburón martillo no necesitan al macho para reproducirse

Los investigadores ya han encontrado esta capacidad en ciertas especies de aves, reptiles y anfibios

Un equipo de investigadores estadounidenses e irlandeses ha descubierto que las hembras de tiburón martillo pueden reproducirse sin necesidad del macho, según un artículo que publica hoy la revista Biology Letters. A pesar de que los científicos ya han encontrado casos de partenogénesis -formación de un nuevo ser por división reiterada de células sexuales femeninas que no se han unido con gametos masculinos- en ciertas especies de aves, reptiles, anfibios y peces con huesos, ésta es la primera vez que descubren esa capacidad en una especie de vertebrados tan antigua.

El artículo señala que este hallazgo con tiburones indica que la capacidad para la partenogénesis podría haber evolucionado mucho más temprano que lo estimado hasta ahora por los científicos. El registro fósil de los tiburones se remonta a más de 450 millones de años, esto es mucho antes de que existiesen los vertebrados terrestres y antes de que muchas plantas colonizaran los continentes. Los tiburones primitivos eran muy diferentes de los modernos, y la mayoría de estos se remonta a unos 100 millones de años.

La investigación comenzó después que en diciembre de 2001 una hembra de tiburón cabeza de martillo tuviese una cría en el Zoológico Henry Doorly de Omaha, en un tanque que contenía tres tiburones adultos, todos hembras. El tiburón recién nacido, que medía unos 25 centímetros, murió pocos días después aparentemente por el ataque de una mantarraya en el tanque.

Las tres hembras habían sido capturadas antes de que alcanzaran la madurez sexual y llevaban más de tres años en cautiverio por lo que los zoólogos sospecharon que alguna había guardado esperma de un macho. Pero ahora los científicos de la Universidad Nova Southeastern en Florida y la Universidad Queen en Belfast (Irlanda del Norte) determinaron que la configuración genética de la cría de tiburón se correspondía con la de una de las hembras en el tanque, sin trazas de intrusión masculina.

Mahmood Shivji, uno de los autores del estudio, indicó que él y sus colegas determinaron que un producto secundario de la ovulación en las hembras de tiburón, conocido como cuerpo polar hermano, se había fusionado con un óvulo no fertilizado y produjo el tiburón bebé. "Sí, de hecho fue un nacimiento de virgen", señaló Shivji.

La partenogénesis es difícil de detectar en especies de vertebrados que se reproducen sexualmente, y "su prevalencia y efectos potenciales sobre la diversidad genética de una población son poco conocidos". "Nuestros resultados sugieren que la acumulación de casos de hembras de tiburón que produzcan crías sanas en ausencia de machos merece una evaluación genética para determinar cuán común es la reproducción asexuada entre estos peces antiguos", concluye el artículo.