Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez alemana niega el divorcio a una maltratada por casarse por el rito musulmán

La magistrada interpreta que el Corán permite que el marido pegue a su mujer

Una juez alemana ha negado el divorcio rápido a una musulmana de origen marroquí maltratada por su marido. La decisión judicial, que ha levantado un escándalo en Alemania, se fundamenta en el derecho del marido a golpear a su mujer recogido en el Corán, según la interpretación de la magistrada. La sura 4,34 del Corán justifica la violencia contra las esposas rebeldes. La mujer, quien se había casado por el rito musulmán, debía conocer esas costumbres, en opinión de la juez.

En cambio, un portavoz del Consejo Central de los Musulmanes en Alemania sostiene, en un artículo publicado en el diario Berliner Zeitung, que la Justicia debe aplicar la Constitución alemana y no el Corán.

La demandante del divorcio es una joven de 26 años, madre de dos hijos y con pasaporte alemán. Vive separada desde mayo pasado y a su marido se le había prohibido acercársele a menos de 50 metros. Sin embargo, la mujer seguía siendo acosada por él, por lo que pidió a la Justicia un divorcio por la vía rápida. La ley alemana establece un procedimiento de urgencia para los casos de malos tratos al que quiso acogerse la demandante.

La presidenta de la Federación de Juristas Alemanas, Jutta Wagner, asegura que el caso es "escandaloso a la vista de los esfuerzos actuales para que los inmigrantes acepten nuestras reglas". La organización feminista Terre des Femmes va más allá y exige la apertura de un proceso disciplinario contra la juez. La iniciativa la apoyan también representantes de los dos partidos que gobiernan en Alemania. "Es insoportable y repugnante que en un tribunal alemán someta a las mujeres a un supuesto derecho de corrección", ha asegurado la democratacristiana Kristina Köhler. El también conservador Ronald Pofalla, ha declarado que si el Corán está por encima de la Constitución sólo queda por decir "adiós Alemania".