Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un mosquito modificado genéticamente, nueva arma en la lucha contra la malaria

El insecto es resistente a uno de los parásitos que causan la enfermedad, que se cobra la vida de millones de personas al año

¿Hay alguna estrategia más inteligente que usar al enemigo contra sí mismo? Eso es lo que han pensado un grupo de científicos estadounidenses, que han modificado genéticamente un mosquito para que sea resistente a un tipo de parásito de la malaria. Los mosquitos anofeles son los principales transmisores de la enfermedad, que se cobra la vida de millones de personas al año. Los investigadores esperan que estos ejemplares modificados ayuden a combatir a uno de los mayores asesinos del mundo subdesarrollado junto a la tuberculosis y el sida.

En un informe publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, los científicos de la Universidad Johns Hopkins indican que el mosquito modificado tiene muchas más posibilidades de supervivencia que los no resistentes cuando se alimentan de la sangre de ratones infectados. Marcelo Jacobs-Lorena, uno de los científicos participantes en el estudio, explica que los mosquitos se alimentaron de la sangre de ratones infectados con el parásito P. berghei, uno de los que causa la enfermedad.

El principal parásito que causa la enfermedad en los seres humanos es el Plasmodium falciforme, del que es portador la hembra del mosquito anofeles y que es responsable del 80% de las infecciones y del 90% de las muertes. Esos mosquitos transgénicos eran, además, más duros, más fértiles y lograron sobrevivir durante mucho más tiempo que los no transgénicos, señalaron los científicos en su estudio. "Hasta ahora nadie había logrado demostrar que estos mosquitos transgénicos pueden tener una ventaja sobre los no transgénicos", agregan.

3.400 muertos al día

Según Jason Rason, el investigador que dirigió el grupo de científicos, el mosquito creado genéticamente es sólo el "primer paso en el desarrollo de una potente arma para luchar la malaria", ya que el objetivo final es crear uno resistente al Plasmodium falciparum, que afecta a los seres humanos. Después, habrá que ver el modo de introducirlos en el medio natural.

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, alrededor de 2,7 millones de personas mueren al año -3.400 al día- como consecuencia de la enfermedad, principalmente en países tropicales de África y América Central. Los mosquitos expanden la malaria, cuyos principales síntomas son fiebre alta, escalofríos y dolores del cuerpo similares a los provocados por la gripe común, en 103 países e infectan a entre 350 millones y 500 millones de personas al año, la mayoría niños subsaharianos.

Según la Fundación de Malaria de Zambia, la enfermedad ha reducido la marcha del crecimiento económico en países africanos hasta en un 1.3% anual y cuesta el continente una sangría de más de 12.000 millones de dólares al año. La enfermedad ha reducido la marcha del crecimiento anual económico en países africanos en el 1.3 por ciento y cuesta el continente más de 12 mil millones de dólares por año, según la Fundación de Malaria de Zambia. Hasta ahora, insecticidas y medicamentos antipalúdicos son los principales instrumentos en la prevención de la enfermedad mientras científicos de todo el mundo se esfuerzan por buscar una vacuna.