Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos cifran en el 85% la incidencia de la huelga en Telemadrid

El PSOE no participa en los debates de la cadena en solidaridad con los huelguistas.- La dirección de la cadena afirma que la jornada transcurre con tranquilidad

Jornada de huelga en Telemadrid. Unos 1.400 trabajadores de la cadena están llamados hoy a un paro de protesta contra la “descarada manipulación en la cadena” y la “ineficacia en materia de gestión”. La decisión de incluir en los servicios mínimos los programas Alto y Claro, presentado por Curry Valenzuela, y Madrid Opina, de Ernesto Sáez de Buruaga, ha exacerbado la polémica. En protesta por esta decisión, y en solidaridad con los convocantes, el PSOE ha anunciado que sus representantes no participarán en estos programas. Los sindicatos cifran en el 85% el seguimiento de la huelga mientras un portavoz de la cadena habla de una "jornada tranquila y sin incidentes".

El PSOE se suma así a las denuncias de los sindicatos sobre la "ausencia total de pluralidad" que existe en la televisión pública autonómica, e insta al PP a que apueste por la "decencia y la transparencia. Los socialistas han pedido además a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que ponga fin a la televisión de partido e impulse una reforma en Telemadrid "como la que se ha emprendido en RTVE".

Con esta movilización, que lleva como el lema el dramático llamamiento "Salvemos Telemadrid",

el comité de empresa y las centrales CC OO, UGT y CGT pretenden hacer frente a la “peor gestión financiera y de programación” vivida en la historia del canal público. La portavoz de CC OO en el comité de empresa de Telemadrid, Teresa García, subrayó ayer que la huelga está convocada por "motivos única y exclusivamente laborales". Sin embargo, en el manifiesto de la campaña, los sindicatos afirman que pretenden demostrar, a través de la web salvemostelemadrid.es, que la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, "ha utilizado Telemadrid como ariete en su batalla contra el Gobierno central".

García participó en la presentación de la huelga junto a José Ángel Jiménez, representante de la CGT y presidente del comité de empresa. Jiménez criticó el acuerdo de servicios mínimos pactado por el consejero de Empleo y Mujer de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, que incluye los dos programas citados, y lo calificó de “insulto”. En representación de los redactores, Blanca Landázuri recordó que el pasado marzo ya denunciaron a la dirección de la cadena ante la Eurocámara y ha afirmado que la situación en la Redacción "es insostenible".

Jiménez destacó que, además de la petición formal a la Eurocámara, proyectan varias iniciativas reivindicativas, entre ellas pedir el apoyo del Parlamento español "a favor de la libertad de expresión y de información" en Telemadrid, una petición al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para evitar cambios en la ley del Tercer Canal y otra al Ministerio de Industria para que la multa por la emisión ilegal de La Otra en analógico sea "pagada por los gestores que tomaron la decisión" de emitir.

Por su parte, la cadena resta legitimidad a la convocatoria de la huelga, decidida en "una asamblea a la que acudió menos del 10% de la plantilla" y recuerda que las reivindicaciones "ya están pactadas en el Convenio actual, que tiene vigencia hasta finales de 2007". Para la Dirección de Telemadrid, la huelga "sólo se entiende en el contexto de confrontación política" hasta las elecciones autonómicas.

En los últimos meses se han multiplicado las denuncias contra la cadena por manipulación. El caso más sonado fue la dimisión del presentador de Diario de la Noche, German Yanke, por negarse a alimentar la teoría conspirativa del 11-M sustentada por la COPE y El Mundo. Días antes de su salida de Telemadrid Yanke hizo una entrevista a Aguirre que no agradó a la presidenta regional.