Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narbona propone fijar un consumo de agua mínimo a precio "asequible" y penalizar el uso excesivo

Medio Ambiente apuesta por que los Ayuntamientos establezcan un sistema de tarifas por tramos que incentive el uso responsable

El Ministerio de Medio Ambiente quiere sacar adelante una ley que garantice el acceso al agua potable de todos los ciudadanos. El Gobierno apuesta por fijar un mínimo diario de 60 litros por persona y propone a los ayuntamientos —que son los que tienen competencia para fijar el precio de este servicio— que establezcan un sistema de tarifas que incentive el uso eficiente y penalice gastos excesivos. Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2004 cada español consumió de media 171 litros al día.

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, ha defendido esta mañana antes de presidir el Consejo Nacional de Aguas una reforma legal que garantice ese consumo mínimo —la cantidad es "una sugerencia de Ecologistas en Acción"— "en condiciones asequibles desde el punto de vista de las tarifas". La ministra ha explicado que varios ayuntamientos ya han establecido un sistema por tramos de consumo como el que ella propone, y ha abogado por convertir este mecanismo en "un principio en nuestra legislación de común aceptación".

Hace unos meses, la ministra aseguró a ELPAIS.es que "se han comenzado a establecer sistemas de incentivación del ahorro mediante tarifas diferenciadas por bloques de consumo". "El precio del agua de consumo urbano es fijado por cada ayuntamiento, que tiene capacidad de decidir cómo distribuir los costes entre los diferentes usuarios", explicó entonces Narbona.

Una directiva europea

La Ley de Aguas ya recoge desde el año pasado que, para aplicar el principio de recuperación de costes, "la Administración con competencias en materia de suministro establecerá las estructuras tarifarias por tramos de consumo, con la finalidad de atender las necesidades básicas a un precio asequible y desincentivar los consumos excesivos". Una directiva de la Unión Europea impone la fecha límite de 2010 para trasladar a la legislación española este principio de recuperación de costes.

El consumo medio de agua por habitante y día casi triplican el mínimo de 60 litros que ha propuesto la ministra. Según la Encuesta sobre el Suministro y Tratamiento del Agua 2004, la última realizada sobre este asunto por el Instituto Nacional de Estadística, los españoles consumen de media 171 litros por persona y día. En 2004, las comunidades que mayor media de consumo registraron fueron Andalucía y Cantabria, con 189 y 187 litros, respectivamente.