Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A la caza de una oveja fea

Científicos australianos intentan mejorar la calidad de la lana mediante el uso de la genética

Un grupo de científicos ha solicitado a los granjeros australianos que informen de cualquier oveja merina particularmente fea, para que los investigadores puedan mejorar la calidad de la lana. Los expertos dicen que los "errores genéticos aleatorios" en corderos feos pueden acelerar la búsqueda de los genes críticos para la producción de buena lana. La campaña, titulada Oveja Extrema ha sido lanzada poco después de que se encontraran 10 corderos feos durante la temporada de esquilar ovejas de este año.

La industria australiana de la lana está valorizada en cerca de 1.633 millones de euros. El Instituto Sudaustraliano de Investigación y Desarrollo (SARDI , por sus siglas en inglés) considera que los corderos feos podrían ser claves para garantizar una industria más competitiva.

Animales feos

El director del proyecto, Simon Bawden, ha señalado que los corderos con "características extremas y aún indeseables " pueden ayudar a revelar la información genética de las merinas y, de esta forma, "identificar las calidades de una lana superior". Los ejemplares marcados por su fealdad incluyen corderos con la piel arrugada, fibras impares o carentes de lana.

El SARDI teme que los corderos sean sacrificados rápidamente, y que eso lleve a pocos avistamientos en la temporada de producción que va de abril a septiembre. "Antes de enviar los corderos al matadero, nos gustaría que los granjeros hablen con nosotros primero", ha señalado Bawden.

El investigador ha comentado que mediante el uso de la tecnología de ADN, los científicos podrían ayudar a darle a la lana más ventajas en su competencia frente a las fibras sintéticas, haciéndola menos abrasiva y más elástica y brillante.