Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos se muestran optimistas al inicio de la separación de las siamesas guatemaltecas

Las niñas, que nacieron el 23 de junio, comparten el hígado y la vesícula

Un total de 19 médicos participan desde las 07.30 (14.30 hora peninsular española) en la operación quirúrgica que tratará de separar a Las Ángelitas, las siamesas que nacieron en Guatemala el pasado 23 de junio unidas por el tórax. Antes del inicio de la intervención, que durará entre ocho y 10 horas, los médicos se han mostrado optimistas: cuentan con la infraestructura y equipos necesarios, y han logrado la sangre que necesitaban.

Sin embargo, los médicos son conscientes de las dificultades a las que se enfrentan en las próximoas horas. La mayor complicación se puede producir en la separación del hígado, órgano que tienen en común. Además, los médicos ya han advertido que una de ellas, Angela Corina, puede morir por hipertensión pulmonar durante o después de la intervención quirúrgica, debido a que tiene una malformación en su corazón, ya que sólo tiene una aurícula y un ventrículo. Las esperanzas de vida de esta niña, según los médicos, son casi nulas. La otra niña, Angela Leticia, tiene completo y en buen estado su corazón, pero sólo tiene entre un 31 y un 50% de posibilidades de sobrevivir, según los especialistas.

Las Angelitas, como se conoce a las siamesas Ángela Leticia y Ángela Corina Piló Xicay, nacieron el pasado 23 de junio en la población indígena de Sololá, al oeste de Guatemala, unidas por el tórax en la parte externa de sus cuerpos, y por el hígado y la vesícula por la interna. Una vez separadas, los especialistas reconstruirán la zona torácica de las pequeñas con prótesis de piel artificial elaborada con ácido poliglicólico y ácido polipropileno.

Además de los 19 médicos, más de 20 enfermeras y asistentes participan en la intervención, que se está llevando a cabo en el hospital estatal Rooseveltel más grande e importante del país. Se trata de la segunda cirugía de este tipo que se realiza en Guatemala. La primera se realizó en 1985, en el hospital estatal San Juan de Dios, cuando dos niñas unidas por el tórax y el abdomen fueron separadas por un grupo de médicos locales. Las siamesas murieron durante la cirugía.

Estaba previsto que los médicos ofrecieran una conferencia de prensa para informar sobre los avances de la operación hacia las 13.00 hora local (20.00 hora peninsular española).

Mirando al cielo y pidiendo un "milagro"

Mientras, los padres de las niñas - Güenseslao Piló, un maestro rural de 23 años que profesa la religión evangélica, y Leticia Xicay, una ama de casa católica de 21-confían en la ciencia y "en un milagro" para que las pequeñas sobrevivan a la operación.