Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos españoles descubren una mutación genética que protege de la hipertensión

Un 20% de la población presenta una mutación de calcio y potasio en sus venas que les protege de esta dolencia

Un 20% de españoles tiene menos riesgo de padecer hipertensión arterial que el resto de la población debido a una mutación genética que favorece la elasticidad de los vasos arteriales y, en consecuencia, disminuye las posibilidades de padecer esta dolencia, que afecta al 30% de la población adulta en España. A este descubrimiento ha llegado un grupo de investigadores catalanes de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), dirigidos por el doctor Miguel Valverde.

En sus estudios, presentados hoy, los científicos han identificado una mutación genética en el proceso de intercambio de potasio y calcio del interior de las células de las paredes arteriales, que determinan el que los vasos estén contraídos o dilatados, y por tanto, influyen en la presión sanguínea.

Así, se ha comprobado que de las personas que sufren esta alteración genética, sólo el 3% experimentan hipertensión, un dato que demuestra la importancia de este hallazgo. Además, los estudios han revelado otro hecho: la mutación se registra más en las mujeres, si bien la incidencia de la hipertensión es similar en ambos sexos, una cuestión que podría estar relacionada con los estrógenos.

La presión arterial viene determinada por el bombeo de la sangre por el corazón y la resistencia vascular a ese impulso. Cuanto más se dilatan las venas como respuesta al flujo sanguíneo, menor es el riesgo de padecer hipertensión. Si las paredes de las arterias son más rígidas y presentan una menor dilatación, mayor es la probabilidad de tener la tensión alta.

Una combinación de calcio y potasio

Los estudios que se han presentado se basan en datos de 4.000 personas que participan en el estudio REGICOR de Girona, de las cuales se han analizado las moléculas de la pared de los vasos sanguíneos, y especialmente un canal de potasio que es el que regula y facilita su tono y su flexibilidad. Según ha explicado el doctor Valverde, la contracción de los músculos de las venas depende de los niveles de calcio presentes en las células que recubren las paredes de las venas y arterias. Esto significa que a mayor presencia de calcio mayor contracción muscular, mientras que por el contrario, la disminución del calcio se asocia con una relajación del músculo vascular, de lo que se deduce que el control del nivel de calcio intracelular determina la relajación o contracción de las arterias.

Es decir, las personas que manejan mejor el calcio a nivel de la membrana celular regulan mejor su tensión arterial porque el calcio es el elemento que hace que se retraiga y contraiga el músculo vascular, aunque esta función está relacionada también con el potasio. Según se ha visto en el trabajo de estos científicos, la contracción muscular se puede modular controlando la entrada de calcio a la célula, y la propia célula tiene sistemas para hacerlo, pero cuando aparece una mutación en este sistema, de forma que aumenta la salida de iones de potasio, es cuando se produce esta protección frente a la hipertensión.

Actualmente la hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, y se asocia a la cardiopatía isquémica, los accidentes cerebrovasculares, y a la insuficiencia cardiaca, entre otras patologías. La hipertensión sigue siendo un enemigo invisible para los médicos, ya que en el 90% de los casos se desconoce cuál es la causa de la enfermedad, que se suele atribuir a diversos factores tanto genéticos como ambientales, algo que dificulta el control de la enfermedad.