Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ALERTA SANITARIA

El Gobierno chino reconoce que falseó las cifras de la neumonía y eleva a 79 los fallecidos

El Ministro de Sanidad y el alcalde de Pekín, destituidos.- La cifra de afectados en todo el país se sitúa en 1807

El Gobierno chino se ha tenido que rendir a la evidencia y ha reconocido por peimera vez la tergiversación de muertos y afectados por la llamada neumonía asiática. El secretario de Estado de Sanidad, Gao Qiangan, eleva ahora la cifra de fallecidos a 79, 18 de ellos en Pekín, ciudad en la que los casos registrados se eleva ya a 300. Además, tanto el titular de Sanidad como el alcalde de la capital han sido destituidos.

INFORME CHINO
Cantón451.304
Pekín18339
Shanxi7108
Mongolia425
Guangxi312
Hunan16
Sichuan15
Fujian-3
Shangai-2
Nigxia-1

"Ha habido un gran incremento en el número de infectados en Pekín", ha apuntado Gao en una improvisada rueda de prensa en la que ha dado un giro radical a la dialéctica oficial y en la que se ha negado a afirmar que Pekín sea "un lugar seguro", acepción reiterada hasta ahora en todos los partes oficialesv del Ejecutivo.

"La enfermedad es altamente contagiosa. Se ha disparado el número de infectados en la capital. Todavía desconocemos las cifras exactas de enfermos, ya que se han ocultado datos. Pronto daremos nuevas cifras de números de víctimas en la capital y en el resto de China", ha asegurado el secretario de Estado.

Gao ha reconocido que hay 339 contagiados en Pekín y otras 402 personas sospechosas de haber contraido el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS, siglas en inglés), lo que supone un balance diametralmente al reconocido este sábado por las autoridades que sólo admitían 37 contagiados en la capital. Gao no ha cesado durante toda su alocución de pulverizar las cifras oficiales dadas hasta ayer por el Gobierno y ha revelado que se han registrado en China 79 víctimas mortales (se reconocían sólo 65) y 1.807 infectados (ayer 1.482).

Destituciones

El cambio de postura del Gobierno se ha llevado por delante al titular de Sanidad, Zhang Wenkang, y al alcalde de Pekín, Meng Xuenong. Al dimitir de sus funciones en el seno del Partido Comunista, también abandonarán por consiguiente sus puestos, tal y como lo estipula la ley en China.

Las presiones sobre el Gobierno chino se incrementaron progresivamente, especialmente a nivel internacional, para que hiciera prueba de transparencia en una crisis que tiene probablemente su origen en Guangdong y que ha causado cerca de 200 muertos en todo el mundo. El presidente chino, Hu Jintao, pidió el pasado jueves, durante una reunión restringida de la dirección del PCCh que las informaciones sobre los casos fueran fiables y exactas.

Sin vacaciones por precaución

El secretario de Estado de Sanidad, Gao Qiangan, ha anunciado que este año se van a suspender las vacaciones de una semana que iban a comenzar el primero de mayo, Día del Trabajo, tradición que se mantenía en China desde hacía décadas.

"Con esa medida vamos a evitar desplazamientos masivos de la población y, por consiguiente, la fluctuación del virus. Sabemos que supondrá un duro golpe al turismo, pero hay que hacerlo", ha apuntado el funcionario chino.

Gao no se ha atrevido a especular sobre una victoria fácil sobre el SARS y ha pedido "la colaboración del pueblo para erradicar la enfermedad".

Más información