_
_
_
_
_

El enigma de Eugenia Silva

Cuando se cumplen 20 años del estreno de Twin Peaks, la modelo se pone en la piel y el vestidor (entre college y femme fatale) de Audrey Horne (Sherilyn Fenn).

Eugenia Silva
Rubén Romero y Francesca Rinciari (Realización)

A sus 39 años, Eugenia Silva (Madrid, 1976) se reinventa como empresaria de moda made in Spain. Durante 15 años, la modelo vivió entre Nueva York y ese brumoso no-lugar de la alta costura que forman las salas de espera de los aeropuertos, los hoteles y los ateliers. Ya no. Ahora, su piso tiene vistas al Palacio y al Teatro Real, que no serán tan altos como el Empire State, pero que casi tienen la misma cantidad de visitantes. ¿Las razones de la mudanza? Lo que ella llama sus gemelos: «Mi hijo Alfonso y la página web Eustyle se gestaron a la vez». Aun así, da la impresión de que ha sido más la vida familiar que la profesional la que la ha devuelto a su ciudad de origen: «He estado un mes y medio fuera, entre Los Ángeles y Nueva York. Al niño –que todavía no tiene 1 año– le gusta, le va la marcha. Es muy inquieto, muy curioso y se fija en todo. En eso se parece a mí. El padre nos ha dado un toque, eso sí. Quería que regresáramos. No le gusta estar tanto tiempo separado de su hijo».

Camisa de organza de seda de Teresa Helbig (2.300 €), falda de Adolfo Domínguez (118 €), peineta victoriana de plata y circonitas de López-Linares (300 €), reloj de Suárez (1.295 €).

Gorka Postigo

Los gemelos le han llegado a Eugenia en uno de esos momentos en los que, cuenta la leyenda, el ser humano entra en pánico, al borde los 40. «No tengo crisis… y espero no tenerla. ¡No adelantemos acontecimientos! Pienso al revés: lo bueno es llegar. Soy muy activa y positiva. Me gusta aprovechar el tiempo, lo que me da cada ciudad, cada persona. Disfrutar, aprender, curiosear, enredar…». No es lo normal y mucho menos en la moda. La fama efímera de las modelos, su belleza, es una espada de Damocles que a menudo las paraliza, las convierte en muñecas rotas cuando llega el turno de madurar. «Si me lo ofrecieran ahora, sin saber cómo acaba, no sé si me metería en esto. Tienes 16 años y hay miles y miles de modelos en el mundo. Soy consciente de que es muy complicado. Si te pones a pensarlo fríamente es difícil. Lo que cuenta es un momento, y saber agarrarlo. Es azar, es suerte y trabajar mucho. Conocer a Steven Meisel, a Nati Abascal, a Anne Wintour… Pero también pegarte los viajes, madrugar, conseguir que te sigan llamando y no dejar de estar accesible»…

Jersey de Pepe Jeans (79 €), falda de Amitié para El Corte Inglés (59,99 €) y reloj de Suárez (1.295 €).

Gorka Postigo

Si el padre de Alfonso es Alfonso de Borbón, la paternidad de Eustyle corresponde a su cuñado Julio y a su hermana Inés. Se trata de una tienda online que comercializa 50 marcas españolas seleccionadas por la modelo. «Es un proyecto muy personal, familiar y bonito, en el que hay firmas consagradas, pero también algunas desconocidas. Tengo un concepto muy claro de lo que ofrecemos: deben pasar un control de calidad, tengo que verlas, probármelas, palparlas, usarlas, tirar de ellas… y cuando veo que funcionan, las subimos a la web. La moda, en el sentido más amplio, está al alcance de la mano. A mí lo que me gusta es descubrir a una chica que haga unos bolsos con una piel estupenda que no tenga sitio donde venderlos. Me hace ilusión ayudarla y servir de mecenas. A veces incluso los gastos de envío son más caros que la prenda, pero es que son 50 marcas españolas que a lo mejor no las encuentras en otro sitio».

Hasta ahora, a Eugenia la conocíamos, además de como modelo, como restauradora: suyo es Can Toni, en la isla de Formentera, así que es de suponer que debe haber una buena diferencia entre tener las manos en la masa o, para el caso, en un tombet mallorquín, y ante el teclado del ordenador. «No creas. Tienen la misma esencia. El restaurante no deja de ser un bar de pueblo. Can Toni es muy básico, muy de allí. Eustyle es una web de comercio electrónico donde se venden muchísimas marcas de trabajos totalmente manuales: bisutería hecha a mano, ropa de niños que hacen madres que se han montado sus empresas…»

Vestido en organza triple de seda de The 2nd Skin Co. (1.083 €), anillo de Viceroy (99 €) y reloj de Suárez (1.295 €).

Gorka Postigo

Homenaje al maestro. En su gusto sobrevuela, como no podía ser de otra manera, el de los grandes con los que ha trabajado y, por encima de todos ellos, el difunto Óscar de la Renta, cuya memoria todavía le emociona. «Su muerte fue muy triste para mí. Me dio mucha pena. Gracias a él soy la modelo que soy ahora. Fue él quien firmó mi visado para llevarme a EE UU. Aunque sepas que la persona está enferma y sufriendo tenemos un punto egoísta por el que no quieres que muera. No llegó a conocer a mi hijo, aunque me escribió para felicitarme. Me consuela pensar que ha disfrutado y ha tenido una vida maravillosa y plena. En lo profesional, Óscar era un oasis dentro de la alta costura. Cuando todo el mundo vestía de negro en la época de Calvin Klein, él sacaba un vestido de flores color coral. Era un poco el proscrito de los noventa, no era trendy, no era suficientemente malote, ni edgy. Era un gentleman como persona y como creador. Siempre he preferido llevar un Óscar de la Renta a cualquier cosa. Lo bueno permanece. Al final, lo que te inspira es eso».

Vestido de Adolfo Domínguez (c. p. v.), zapatos de Christian Louboutin (465 €) y reloj de Suárez (1.295 €)

Gorka Postigo

Dejamos la curiosidad en último término: ¿su secreto para recuperar la línea en tan poco tiempo tras dar a luz? «Cuando me quedé embarazada dije que engordaría lo que tuviera que engordar. En mi caso fueron 17 kilos. Ni me quería estresar ni quería tener la presión social que hace creer a las madres que todas tienen que estar estupendas y desfilando para Victoria’s Secret en un mes. Cada mujer tiene un cuerpo distinto. Tardé 30 días en volver a trabajar desde que tuve a Alfonso. Mi sobrina, de 3 añitos, todavía me regaña: «Tía Eu, no entiendo que puedas ser mamá de Alfonsito y modelo al mismo tiempo».

Vestido con lazada en el cuello de Dolores Promesas (175,90 €), pendientes de acero dorado y resina blanca de Luxenter (19,90€) y reloj de Suárez (1.295 €).

Gorka Postigo

Jersey de Mango (19,99 €), falda azul de doble faz de lana y neopreno de Juanjo Oliva (c. p. v.), zapatos de Christian Louboutin (465 €) y reloj de Suárez (1.295 €).

Gorka Postigo

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_