_
_
_
_

Fernando Torres y el hilarante anuncio de una peluquería del que todos hablan hoy

El futbolista protagonizó tres spots en 2009 que siguen generando carcajas e incredulidad diez años después. Lo que en realidad formó parte de una campaña orquestada por un banco vuelve a convertirse ahora en divertimento para Twitter.

Fernando Torres en el anuncio más surrealista de su carrera.
Fernando Torres en el anuncio más surrealista de su carrera.

Fernando Torres, como casi cualquier futbolista, ha sido imagen de infinitas marcas. Pepsi, Mahou o El Corte Inglés son algunas de las firmas para las que ha posado en campañas y anuncios de televisión. Pero unos años antes, El Niño ya hacía sus pinitos centrando todos sus esfuerzos interpretativos en reclutar clientes para Gessbra, una peluquería de A Coruña. El spot, que vio la luz en 2009, vuelve a hacerse viral después de que Javier Calvo (actor y miembro del popular dúo conocido como Los Javis) o el actor y humorisa Arturo González-Campos lo hayan recuperado en sus cuentas de Twitter.

«Desde los cortes más clásicos a los más innovadores. No importa ni la edad ni el estilo» o «en la peluquería Gessbra encontrarás todo lo que necesitas para estar como yo, a la última» son algunas de las imperdibles frases que el futbolista recita en el anuncio. La sorpresa que despiertan las imágenes va en aumento cuando se visualizan otros dos anuncios protagonizados por el futbolista en la misma época para publicitar un club de tenis y una escuela canina.

Los tres perturbadores clips comparten algo más que inclasificable estética casera. Lejos de ser favores que el delantero realizó a varios amigos para promocionar sus negocios en realidad se trataba de una perfecta campaña viral de Banco Gallego, una estrategia con la que quiso dar a conocer un nuevo producto financiero, el Depósito Amigo. Después de que llegaran a emitirse incluso en televisión –ante la perplejidad de los espectadores– el banco anunció que todo obedecía a un plan de comunicación perfectamente orquestado. Eso sí, los negocios que aparecen en la campaña son reales y los «amigos» que presenta no son actores. Una década después de todo aquello las imágenes siguen despertando carcajadas y la misma incredulidad que en 2009.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_