_
_
_
_

Así es Jisoo Baik, la emergente diseñadora coreana en la que Björk ha confiado para su nuevo álbum

Ha pasado de ser una desconocida a vestir a Ariana Grande y crear el vestuario de la islandesa para la portada de su próximo trabajo, ‘Fossora’, que sale el 30 de septiembre.

COVER
Ana Fernández Abad

«Trata sobre crear un lugar seguro donde puedas ser tú mismo, está inspirada por las ideas de seguridad y protección». Así describía la diseñadora Jisoo Baik la colección con la que se graduó en el Instituto Francés de la Moda, la escuela especializada en la materia más prestigiosa de París. Bajo el título Safe Space (Espacio seguro) esta joven creadora nacida en Corea del Sur presentó una serie de prendas con volúmenes definidos con alambres que llamaron la atención de sus profesores. Y también de los expertos en tendencias. La revista I-D la incluyó en 2021 en una lista de nuevos diseñadores que «están cambiando la forma literal de la moda» y la revista estadounidense Allure eligió una de sus creaciones para vestir a la cantante Ariana Grande en la portada de su número de octubre de 2021. Ahora, el nombre de Jisoo Baik va a volver a sonar con fuerza: Björk ha escogido uno de sus diseños para la portada de su próximo disco, Fossora. Se trata de un vestido verde con guantes largos y un juego de volúmenes en el escote, en el que el tejido se moldea como si fuera una escultura.

En el retrato de la portada, realizado por el fotógrafo afincado en Londres Vidar Logi, la artista parece un ser del bosque, recién surgido entre las formas orgánicas que hay a sus pies. En Fossora, la islandesa ha querido reflejar los aprendizajes que le ha dejado la pandemia, según ella misma ha explicado al presentar el álbum en Instagram: «Está entretejido en cómo he experimentado el ‘ahora’, este tiempo en el que unos siete billones de nosotros hemos anidado en nuestras casas haciendo cuarentena, estando un tiempo lo suficientemente largo en un solo lugar como para echar raíces». Su primer sencillo, Atopos, muestra a una Björk fundida con la naturaleza, tan presente en sus últimos trabajos, con un vestido verde de plumas firmado por Burberry.

La islandesa es conocida por sus rompedoras elecciones estilísticas. En 2001 impactó en los Oscar con su famoso vestido-cisne, creado para ella por el diseñador macedonio Marjan Pejoski, una prenda que también aparecía en la portada de su álbum Vespertine. Aunque es su estilismo más famoso, solo es un ejemplo de su interés por conjugar moda y performance, de utilizar la vestimenta como parte integral de su puesta en escena. En los últimos meses sus conciertos han sido una auténtica pasarela, de firmas y creatividad: en Bergen actuó con un vestido-sofá de capitoné rojo de Moschino; en el Bludot Festival de Chesire llevó uno de los plumíferos-vestido diseñados por Pier Paolo Piccioli para Moncler; en París un voluminoso Balmain con amplia falda de tul y cuerpo verde fosforito y en Montreux también apostó por el tul y los juegos de capas y volumen, esta vez con un modelo de Off-White.

Pero no solo de grandes firmas se nutre el armario de Björk: con la portada de Fossora ha querido volver a reivindicar el talento emergente. La diseñadora surcoreana ha contado en Dazed que el encargo no se lo hizo directamente la propia artista, sino que fue su estilista, Edda Gudmundsdottir, quien le propuso realizar esta colaboración, a la que ella accedió encantada. «Me sentí increíblemente honrada. Siempre me han inspirado la imaginación, la creatividad y el coraje de Björk para experimentar con la música, así que el hecho de que eligiera mis prendas significó mucho para mí», comentó la creadora a la revista. Aún no ha conocido a la cantante, pero sí que fue invitada a una de sus actuaciones, en París, para adentrarse en el universo de la islandesa. «Me di cuenta de lo intrépida y experimental que es Björk, y creo que esa es la razón por la que eligió usar mi ropa», explicó. Además de Ariana Grande y Björk, la cantante Zella Day también ha posado con las creaciones de Jisoo Baik, en concreto para una sesión de fotos a cargo de Elizaveta Porodina, una de las fotógrafas más solicitadas del momento.

Jisoo Baik estudió en la prestigiosa escuela londinense Central Saint Martins, pero los últimos tiempos se ha instalado en la capital francesa, donde ha realizado su posgrado. En Safe Space partió de una premisa clara: la importancia de los volúmenes. Sus prendas tienen una entidad propia, pueden funcionar casi como esculturas. «La idea partió de un objeto, un cubrealimentos que despertó en mí recuerdos de mi infancia y que encontraba reconfortante», precisaba al presentar esta colección, «desde que me mudé fuera de Corea me ha preocupado mantenerme a salvo, especialmente cuando camino por la calle. Mi preocupación se intensificó cuando me robaron el móvil  la cartera. Esta experencia me empujó a investigar cómo la gente se mueve en los espacos públicos». Partiendo de esa investigación relacionada con la habitabilidad, el espacio personal y el urbanismo concibió diseños como el vestido blanco con el que Ariana Grande posó en Allure, envuelta en una especie de instalación artística. «Cada pieza de mi trabajo se completa con técnicas que representan bien las ideas que hay detrás de ellas. Por eso creo que pueden existir como trabajos autónomos. Deseo que la gente vea mi trabajo de su propia manera, con sus experiencias, que no se limite a verlo como ropa», señaló la diseñadora a I-D.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ana Fernández Abad
La editora de estilo de vida de S MODA está especializada en temas culturales y personajes de actualidad. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra y ha escrito en medios como Diario 16, El Comercio o Descubrir el Arte.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_