_
_
_
_
_

La colorimetría en moda o saber qué colores te sientan bien: cómo un negocio se reaviva gracias a las redes sociales

El análisis del color, una disciplina que examina los tonos de piel, ojos y cabello para prescribir el guardarropa ideal, experimenta un auge gracias a las nuevas posibilidades de mercado surgidas en plataformas digitales, especialmente TikTok

Colorimetría TIKTOK
Collage con varios pantallazos de vídeos de TikTok donde distintos usuarios utilizan filtros o telas para analizar los colores de su cara.
Armando Quesada Webb

“¿Eres una mujer de primavera, verano, otoño o invierno?”. Esa es la gran pregunta con la que empieza el libro de 1980 El color de tu belleza: Elige los colores que te favorecen, de Carole Jackson. En 160 páginas, la estadounidense explica cómo una persona debe escoger la ropa que usa según su color de piel, cabello y ojos, para lo que delimitó cuatro “estaciones” y 16 subgrupos de color. Una chica de verano, por ejemplo, debe usar colores radiantes para destacar sus rasgos y una de invierno debe optar por tonos apagados y dramáticos. Esta disciplina, conocida como análisis de color o colorimetría, ha irrumpido con fuerza en redes sociales, tras años como materia de nicho, y se ha convertido en un mercado en auge gracias a las nuevas formas de negocio que ofrecen plataformas como TikTok y a la llegada de la inteligencia artificial a campos como la moda o la imagen personal.

Cafeterías, tiendas de joyas, puestos de gominolas, inmobiliarias, abogados. La lista de comercios, pequeñas empresas y profesionales que han convertido TikTok en una ventana para su negocio o en un negocio en sí es larga y no para de crecer. El fenómeno se ha visto impulsado extraordinariamente por la llamada generación Z (nacidos entre 1997 y 2012), que es la que sobre todo mueve, consume y reaviva modas y negocios en esta red social. Un 50% de elllos utilliza la plataforma, según el análisis Lo que las empresas necesitan saber sobre la generación que lo cambia todo, publicado por la consultora Oliver Wyman el año pasado. El informe también recoge que esta generación es cuatro veces más procllive a encontrar los productos y servicios en búsquedas online o directamente en las redes sociales, que de forma tradicional. En España, según un estudio de InSites Consulting de 2022, el 19% de las pymes habían creado un servicio a partir de una tendencia presente en la plataforma.

@carolbrailey

The reds, pinks and purples in each colour analysis palette… it’s a Valentine’s Day special post 💕 I always include purple in colours of love because magenta and purples are fabulous colours in terms of colour energy to connect us with highest love, spiritual-based love. I wish you a day filled with unconditional love 💕🎨⭐️ #carolbrailey #coloranalysis #colouranalysis #colouranalysistok #coloranalysistok #undertone #sparkle #authenticity #naturalbeauty #personalcoloranalysis #personalcolouranalysis #colourseasons #colorseasons #valentinesday

♬ original sound - Carol Brailey|Color Analysis🎨

Hace algo más de un año que la colorimetría se sumó a esta fiebre de los negocios que florecen en TikTok. En países como Corea del Sur, por ejemplo, esta actividad lleva décadas practicándose e incluso se ha vuelto un destino para turistas que viajan para recibir un análisis del más alto nivel a precios de lujo, pero el fenómeno ha ido a más después de viralizarse en TikTok. De acuerdo con un reportaje de Business Insider, muchas extranjeras viajan cada año a Seúl y gastan cientos o incluso miles de dólares por los servicios de análisis de color más cotizados en ese país.

Si se busca color analysis” en esta red social, se obtienen decenas de miles de resultados ―algunos con millones de visualizaciones―, principalmente de chicas exponiendo cómo hacer el procedimiento correcto para encontrar los colores de ropa que supuestamente se adaptan a la piel. Pero más allá de las tendencias virales, también se trata de un mercado creciente, con cada vez más asesoras de imagen que venden sus servicios en línea para realizar un análisis profesional y así escoger el guardarropa y maquillaje ideales.

Del servico en persona al triunfo de lo online

Carol Brailey es una de ellas y una veterana de la colorimetría. Su trayecto comenzó a inicios de la década de los 2000, cuando llevó un curso de imagen personal en la universidad George Brown, en Toronto. “En pocos meses me di cuenta que era mi pasión”, explica por videollamada. Se siguió formando en el Instituto Internacional de la Imagen, también Canadá, y desde entonces está completamente inmersa en este mundo. Antes ofrecía análisis de color en persona, junto a otro tipo de asesorías, pero ahora se dedica en exclusiva a los servicios en línea de colorimetría, por los que cobra 300 dólares canadienses (unos 200 euros).

Brailey sostiene que la colorimetría antecede por muchos años a la publicación de El color de tu belleza. Según apunta la experta, el gran pionero de este campo fue el pintor suizo Johannes Itten, quien a principios del siglo XX se dio cuenta que los retratos que pintaban sus estudiantes se veían mejor cuando los colores de los objetos “armonizaban” con los de la piel. Fue Itten, además, quien estableció la división de los colores por temporadas.

TikTok colors
Carol Brailey, dueña de un negocio de colorimetría en una fotografía cedida.

Para Brailey, desde aquel entonces la colorimetría ha estado presente y no está de acuerdo con que esta haya hecho un regreso: “Nunca desapareció, pero creo que ahora las redes sociales le han dado mucha visibilidad”. Sí matiza, sin embargo, que con el paso de las décadas ha evolucionado. Por ejemplo, ella trabaja con 22 categorías de color y no las 16 que describe El color de tu belleza. Brailey explica que las subdivisiones dependen del sistema que se use, ya que dependiendo de la analista una categoría como otoño puede dividirse en más categorías, como “otoño cálido” u “otoño templado”.

Para una colorimetría en línea, las asesoras suelen pedir fotos o vídeos del cliente con un fondo neutral y sin usar ningún maquillaje, para así poder observar los colores naturales, diagnosticar una categoría y recomendar los tonos que van a destacar sus rasgos.

Así trabajan Brailey y otras asesoras como Marcelle Kozlowski, una abogada brasileña que reside Nueva York y que en 2009 una nueva carrera en la imagen personal. Todo comenzó, dice, ayudando a otras personas a vestirse para citas importantes como entrevistas de trabajo o reuniones. “Digamos que tengo una cliente, que ella es una CEO y está teniendo dificultades para mostrarse tal como es a sus colegas. Ellos no la ven como una jefa porque usa un color muy pálido y no puede comunicar lo que quiere. Por eso, cuando la gente me contacta les pregunto qué están buscando proyectar y les ayudo a encontrar los colores para ellos”, indica por videollamada.

Tendencia en auge también en España

España ya ha importado el negocio de la colorimetría. La albaceteña María García es una asesora de imagen que comenzó una empresa propia en febrero de 2023. Aunque sus servicios no son solo de colorimetría, este es uno de los pilares de su trabajo. Según explica por correo electrónico, por un precio de 60 euros ella envía al cliente “unos cuestionarios” para conocer detalles que no puede saber solo con imágenes y posteriormente solicita una serie de fotografías donde se puedan ver la piel, el cabello y los ojos. “A partir de ahí yo realizo diferentes pruebas de color y en base a esto y sus rasgos determino la colorimetría”, detalla.

Según la revista TIME, los precios en Estados Unidos por un análisis de color se suelen acercar a los 500 dólares, mientras que en Corea del Sur (un país donde la colorimetría es un gran negocio) estos oscilan entre los 60 y los 180 dólares. Una búsqueda en internet muestra que en España hay ofertas por precios menores a los 100 euros.

Internet y las redes permiten ver la variada oferta de servicios de colorimetría que hay actualmente, pero es cierto que, cómo explica Brailey, no se trata de algo nuevo. La historiadora estadounidense Nicole Rudolph expone en un vídeo de YouTube con recortes de periódicos de la época que desde los años ochenta en Estados Unidos ya se ofrecían estos análisis por precios que iban desde los 35 hasta los 300 dólares (sin ajustar a la inflación actual).

@color.analysis

🌈✨ ever wondered if the colors in your wardrobe are truly speaking to you? to those scrolling through, have you ever questioned the impact of hues on your personal narrative? your wardrobe is your canvas, and each color is a brushstroke telling the world your unique narrative. imagine a life without the vibrant spectrum that colors provide – it’s like a story with missing chapters. can you dress monochrome? yes, of course! but make this decision consciously of the message that you want to convey! or do you think i chose gray for this video by chance? 🤔 watch the video carefully! 🎨 join me on this colorful journey and discover the transformative power of personal expression. 🌈 as an image consultant specializing not only in colors but also in online sessions, i offer a unique perspective on crafting your story. 🖌️💬 ❤️ follow for more insights into smart personal image – because on instagram, every follow is a vote for a vibrant, personalized world! 🌐❤️✨ #colorfullife #imageconsultant #personalstyle #coloranalysis #onlinecoloranalysis

♬ Natural Emotions - Muspace Lofi

Más mujeres y más personas blancas

Al hablar de colorimetría, los común es hacerlo siempre en femenino. Esto no es un prejucio, las mismas expertas confirman que los hombres que se acercan para buscar un análisis de color son una minoría. Carol Brailey calcula que los hombres son el 20% de su clientela y Marcelle Kozlowski afirma que cada vez son más los que se interesan en la colorimetría. María García, sin embargo, dice que por el momento solo ha trabajado con mujeres.

Otro tema que surge constantemente en la historia de este negocio es el de si se trata de un servicio apto para personas no blancas. “El color de tu belleza fue escrito para una audiencia de mujeres blancas, y en la medida en que intentó incluir a otras mujeres, el libro dividió a grupos étnicos con estaciones, diciendo, por ejemplo, que las negras, las italianas y las judías son Inviernos”, se lee en un artículo de la revista Jezebel que hace referencia a cómo el libro de Carole Jackson trató de aplacar las críticas de racismo incluyendo a mujeres no blancas en ediciones posteriores.

Todas las expertas consultadas por EL PAÍS rechazan contundentemente esta crítica. Ellas afirman que atienden a una clientela diversa y que la colorimetría puede ser aplicada a cualquier persona sin importar su color de piel o cualquier otra característica de su cuerpo.

TikTok
María García, especialista en imagen personal, en una imagen cedida.

Las analistas de color también coinciden en que las redes sociales, si bien han sido una gran herramienta para darse a conocer (todas ellas con creadoras de contenido sobre colorimetría), también han propagado mucha información imprecisa sobre el trabajo del análisis de color. Una práctica que aparece constantemente en las búsquedas en TikTok e Instagram y que ellas consideran que no funciona es la de observar las venas en las muñecas de las personas para determinar “los subtonos” del color de la piel y aplicarlos en la prescripción de colores.

TikTok, además, se ha llenado de miles de vídeos en los que aparecen chicas usando filtros que supuestamente determinan su estación de color, pero muchos parecen ser resultados aleatorios porque pueden prescribir diferentes estaciones seguidas a la misma persona. Las reproducciones y los likes, sin embargo, contribuyen a cementar el lugar de la colorimetría en la red social. ChatGPT tampoco es ajeno a la colorimetría y es capaz de diagnosticar una estación de color si se le suministra la descripción del tono de piel y ojos de una persona.

Impulso de la IA

Este nuevo boom de la colorimetría también está permitiendo que se amalgame con los avances tecnológicos, como la inteligencia artificial. En Málaga, hace tres meses se puso en marcha una empresa llamada ColorAI, que desarrolló un software de análisis de color que vende a empresas de cosmética y ropa o salones. La cofundadora y directora ejecutiva, Estefanía Moreno, cuenta por videollamada que siempre ha sido “apasionada del mundo de la imagen personal” y que por eso se especializó en colorimetría.

La aplicación de ColorAI utiliza un algoritmo de inteligencia artificial. Según explica la cofundadora, la aplicación está disponible por una suscripición de 60 euros dirigida exclusivamente a empresas. “Cuando el salón nos contrata, nosotros le creamos un usuario y ellos meten la aplicación en una tablet, en un smartphone o en un un espejo inteligente. Entonces la clienta se coloca delante del dispositivo, se realiza una fotografía y en este momento la inteligencia artificial analiza los pigmentos”, detalla la zaragozana. En el caso de los salones, la aplicación le va a recomendar cortes de cabello “según su tipo de cara” y los colores “que más le favorecen”. “También se le da su paleta de colores para ropa y se le muestran sus colores indicados para la cosmética de maquillaje, incluso con los cosméticos ya clasificados para que esta clienta no tenga que volverse loca en la tienda”, explica Moreno.

TikTok
Pantalla que analiza la colorimetría de una persona con inteligencia artificial en una imagen cedida por la empresa española ColorAI.ColorAI

Por el momento, en la cofundadora dice no poder comentar sobre las empresas con las que están negociando, pero asegura que en ColorAI están “muy contentos por la buena aceptación e interés de las marcas”.

Desde las clases de pintura de Johannes Itten hasta las aplicaciones de inteligencia artificial, pasando por El color de tu belleza, el trayecto de la colorimetría la ha llevado a asentarse en la cultura popular y como una forma de negocio. La historiadora Nicole Rudolph, no obstante, cree que hay problemas en este campo que persisten en la actualidad. “No es un sistema perfecto, dos analistas diferentes te pueden asignar temporadas de color distintas”, dice en un vídeo en el que subraya supuestas imprecisiones en las categorías de las estaciones que, según ella, omiten aspectos esenciales como el contraste de colores. Menciona también cómo la colorimetría sigue encasillada como una disciplina para personas con piel oscura: “Está diseñada para funcionar en un margen de tonos de piel muy limitado, particularmente tonos claros”.

La influencer de moda sostenible Verena Erin también es crítica y sostiene en que el único filtro que se debe aplicar para vestirse es “lo que te gusta y en lo que te sientes mejor”. “Al final del día, la colorimetría es solo la opinión de una persona cualquiera sobre lo que cree que te queda bien”, afirma por correo electrónico.

Sobre la firma

Armando Quesada Webb
Periodista costarricense. Escribe en El País Semanal y colabora con el Proyecto Tendencias. Cursó el máster de Periodismo UAM-El País en la promoción 2021-2023.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_