Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

González ironiza sobre la presencia de Iglesias en la comisión del CNI: “No veo la relación con la Agenda 2030”

El expresidente de Gobierno ataca al PP por no renovar el Consejo del Poder Judicial

Vicente Boluda, Felipe González, Juan Roig y Ximo Puig, este lunes en la Fundación Edem de Valencia. En vídeo, declaraciones de Felipe González.

El expresidente del Gobierno Felipe González ironizó este lunes en Valencia sobre la presencia del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia. “Me está costando trabajo ver la relación entre la comisión del CNI y la Agenda 2030, pero la encontraré”, manifestó en tono mordaz González en relación a la cartera de Derechos Sociales, de la que se encarga el líder de Unidas Podemos. Iglesias ha recordado hoy que se sentará en la comisión sobre los servicios secretos por expresa petición del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y “por normalidad democrática”.

González ha pronunciado la conferencia de clausura de la asamblea general de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE). Tras disertar sin papeles sobre el momento de incertidumbre política y económica que vive España, el jefe del Ejecutivo entre 1982 y 1996 ha reservado la parte final de su intervención para lanzar pullas a derecha e izquierda.

Primero ha atacado al PP por su decisión de no negociar la renovación del Consejo del Poder Judicial (CGPJ), en funciones desde diciembre de 2018, hasta que no se cambie la Ley Orgánica del Poder Judicial. González ha resaltado que cuando los populares han estado gobernando con mayoría absoluta no han tocado la norma. Hay que renovar el CGPJ y posteriormente cambiar la ley, ha dicho el expresidente porque de lo contrario “todas las reformas van a ser ad personam, incluso las del Código Penal”, sostuvo.

Luego cargó contra “el vicepresidente” actual del Gobierno, Pablo Iglesias, de Podemos, al que no mencionó por su nombre. En tono irónico, dijo: “Me sorprende que tan preocupado como está el vicepresidente por sus dos ámbitos de competencia, lo Social y la Agenda 2030, quiera estar en la única comisión delgada que no se ocupa de eso que es la del servicio de inteligencia”.

El expresidente socialista recordó que ya en 2016, cuando Iglesias se veía vicepresidente del Gobierno, expresó su interés de tener “para sí” RTVE y el CNI. Ante un público formado por empresarios como el presidente de Mercadona, Juan Roig, y el presidente de la AVE, el naviero Vicente Boluda, además de políticos como Ximo Puig, presidente de la Generalitat valenciana, el expresidente manifestó su preocupación por las “descalificaciones” y “enfrentamientos casi sin fundamento” que enturbian el debate político e instó a abandonar “posiciones irredentistas” que “menosprecian la convivencia democrática”. “Me repugnan de la misma manera el autoritarismo de izquierdas que de derechas y siempre estaré enfrente de esa pérdida de mi espacio de libertad y de desarrollo de mis ideas”, sentenció en el acto celebrado en la escuela de empresarios EDEM, integrada en La Marina de Empresas que promueve Roig en el Puerto de Valencia.

“Si algunos pretenden tener toda la razón y que los demás no tengamos ninguna, no volveremos a encauzar nuestro futuro en la gran polis de todos para darnos seguridad y previsibilidad en los próximos 30 años”. Y eso que a su entender, “lo normal” en España es “la incertidumbre y la fragilidad institucional” y lo “anormal” han sido los 35 años de estabilidad y previsibilidad que hubo con gobiernos de mayoría absoluta o de mayorías muy amplias.

“Yo no reparto carnets de constitucionalista a nadie, entre otras porque soy de los pocos que quedan cuando se pactó la Constitución”, rememoró. “Y, si es posible, que se mejore, pero que no se menosprecie”. Recordó a quienes no tienen ni idea de que el Partido Comunista de España (PCE) fue clave en la aprobación de la Constitución y en la firma de pactos y convivencia que posibilitaron la estabilidad y la Transición. Lo dijo cuando él nunca ha pactado un Gobierno con el PCE, aunque sí incorporó a muchos comunistas a las filas del PSOE y del Gobierno. Mencionó especialmente a Jordi Solé Tura, uno de los padres de la Constitución.

González insistió en la necesidad de consensos y señaló que “un Gobierno de escasas minorías con apoyos externos, que son digamos oportunistas”, tiene que saber que “este país necesita reformas estructurales que no se pueden hacer con estas extrañas geometrías variables que no se ponen de acuerdo con los desafíos que necesita”.

También dirigió un mensaje a su público, incidiendo en que los creadores de empleo son los empleadores, es decir, los empresarios. También abundó en que la generación de riqueza debe ser sostenible y para eso se debe reducir la gran desigualdad en los ingresos. Una desigualdad que es uno de los principales problemas de la sociedad española actual y del mundo, en general.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >