Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La calima, el viento y el fuego cierran el espacio aéreo y marítimo en Canarias

La Consejería suspende las clases este lunes en todos los centros educativos

Torre de control del aeropuerto de Las Palmas. REUTERS | Vídeo: Atlas

Canarias ha vivido este fin de semana un infierno de viento, arena y fuego en uno de los temporales más virulentos de los últimos años, tras los horribles incendios del verano pasado. Una tormenta de polvo con rachas de hasta 160 kilómetros por hora provocó la suspensión de todas las operaciones aéreas del archipiélago ante la escasa visibilidad. Solo en las primeras 24 horas se cancelaron 230 vuelos. Este domingo por la tarde se cerró el tráfico marítimo y se suspendieron las clases este lunes en todos los centros educativos. A la vez, un millar de personas fueron desalojadas en el norte de Tenerife y Gran Canaria por los incendios.

Las islas de La Graciosa, Fuerteventura y Lanzarote fueron las primeras en sufrir el embate de rachas de viento que superaron los 90 kilómetros por hora, pero las mayores incidencias del pasado fin de semana se registraron en Gran Canaria y Tenerife. La tormenta de polvo y viento con rachas que llegaron a alcanzar en algunos puntos los 160 kilómetros por hora obligaron a cerrar los siete aeropuertos del Archipiélago debido a la escasa visibilidad, además de a cancelar todos los actos previstos por las fiestas del carnaval.

Las llamas arrasan 300 hectáreas en Gran Canaria ATLAS

Solo en las primeras 24 horas de la tormenta se cancelaron un total de 230 vuelos y a mediodía del domingo se decidió no aceptar más operaciones en ninguno de los aeródromos canarios. Sobre las nueve y media de la noche, se reabrió el de Gran Canaria y el presidente canario, Ángel Víctor Torres, anunció que el resto lo harían durante la madrugada y el lunes. La imposibilidad de utilizar el transporte aéreo afectó a las emergencias médicas. Una mujer de Lanzarote tuvo que ser evacuada por un helicóptero SuperPuma del Ejército del Aire hasta Gran Canaria al sufrir un ictus.

Lo mismo ocurrió en el tráfico marítimo con el cierre de puertos y muelles debido al intenso oleaje. La compañía naviera Fred Olsen Express canceló las rutas Fuerteventura-Lanzarote y San Sebastián de La Gomera-Valle Gran Rey por “meteorología adversa”. Uno de los incidentes más destacados se registró en el muelle de Los Cristianos (Tenerife) en donde el ferry de la compañía Fred Olsen impactó contra un buque de Armas que se encontraba atracado en el puerto sin que se registraran heridos.

Propagación del fuego

Una de las principales consecuencias de la tormenta fueron los numerosos incendios registrados. En Gran Canaria tuvieron que ser desalojadas 250 personas del núcleo poblacional de Tasarte, en el municipio de La Aldea de San Nicolás, por un incendio que este domingo había devorado más de 500 hectáreas. A última hora los vecinos continuaban confinados en el camping de la playa. Del mismo modo, el Cabildo de Gran Canaria procedió al desalojo de los vecinos de las zonas de El Hoyo y Tocodomán, así como al corte de cinco carreteras. A pesar de que el fuego había sido estabilizado en un 90%, las llamas amenazan con llegar a la zona de Inagua y La Aldea, donde la población fue alertada ante otra posible evacuación.

Las fuertes rachas de viento unidas a la poca visibilidad por la calima impedían atacar las llamas con medios aéreos por lo que las labores de extinción eran siendo extremadamente duras. En ellas participa personal del Cabildo gran canario y un total de 50 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Según informó el presidente del Cabildo, Antonio Morales, el fuego había afectado ya a varias viviendas ubicadas en la zona de Tasartico.

En el caso de Tenerife, el mayor número de focos se localizó en la zona norte de la isla. Alrededor de un millar de personas fueron desalojadas de la zona urbana de Los Realejos, Puerto de la Cruz, La Orotava y Santa Úrsula. La autopista TF-5 tuvo que ser cortadas en ambos sentidos.

El municipio de Santa Úrsula es uno de los más afectados por los incendios debido a la cercanía de las llamas a las viviendas. Según informa el ayuntamiento del municipio tinerfeño, el número de desalojados asciende a unas 800 personas: 400 vecinos de la urbanización de La Quinta y otros 400 empleados y turistas de un establecimiento hotelero.

Además de los incendios, el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 registró más de 800 incidentes relacionados con el viento, localizados en su mayoría en Gran Canaria y Tenerife y en menor medida en Fuerteventura, Lanzarote, La Palma y La Gomera.

Los incidentes han estado relacionados con caídas de árboles, toldos, carteles publicitarios, pérgolas, postes de luz, farolas, planchas metálicas y desplazamiento de contenedores, entre otros. Debido al temporal, la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias decidió en la tarde de este domingo suspender las clases de este lunes en todos los centros educativos de aquellas islas en las que no es festivo por el carnaval.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >