Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP recurrirá el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado

Casado encarga el área Justicia del partido a Enrique López, el juez del Constitucional que dimitió por conducir ebrio

El líder del PP, Pablo Casado (d), conversa con el secretario general del partido, Teodoro García Egea, durante la reunión de la junta directiva nacional. En vídeo, declaraciones de Casado.

Pablo Casado ha anunciado este lunes que recurrirá en el Supremo el nombramiento de la exministra de Justicia Dolores Delgado como nueva fiscal general del Estado por incumplir, a su juicio, el artículo 59 del estatuto fiscal, que establece que no podrán ser miembros del ministerio fiscal quienes pertenezcan a partidos políticos o sindicatos y que tampoco podrán tomar parte en las elecciones legislativas, autonómicas o locales más que para emitir su voto personal. Delgado fue en las listas del PSOE en los comicios del pasado noviembre, antes de su propuesta de nombramiento como fiscal general. El presidente del PP asegura que su elección "ataca la separación de poderes" y ha recordado las palabras de Pedro Sánchez durante la campaña electoral en las que aseguró que el Gobierno controlaba la Fiscalía y por las que el líder del PSOE pidió disculpas al día siguiente. "No es la fiscal general del Estado. Es la fiscal general del Gobierno", ha denunciado el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno.

Por otro lado, la junta directiva nacional del PP ha despedido a dos de los últimos exministros de Mariano Rajoy que permanecían en la ejecutiva, Isabel García Tejerina y Rafael Catalá, que abandonan definitivamente la política. La primera, vicesecretaria de Sectorial, será sustituida por Elvira Rodríguez, ministra con el Gobierno de José María Aznar; y el segundo, que el pasado verano fichó por la casa de apuestas Codere, será relevado al frente del área de Justicia e Interior del partido, por Enrique López, el magistrado del Tribunal Constitucional que tuvo que dimitir por conducir ebrio y sin casco

Durante su discurso ante los máximos dirigentes del partido, Casado ha querido zanjar el debate abierto entre los barones a raíz de su dura intervención durante el debate de investidura y las palabras de la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, llamando a organizar "la resistencia" contra el Gobierno de coalición con movilizaciones en la calle. "¿Qué pretenden cuando dicen que no crispemos? Que nos rindamos a este Gobierno radical, pero no lo vamos a hacer. No podemos renunciar a nada de lo que nos corresponde como oposición. No voy a liderar un PP bronco, ni desestabilizador, que pierda de vista sus obligaciones de Estado. Voy a defender un PP centrado y responsable. No hay un PP duro y un PP blando, halcones y palomas. Hay un único PP", ha declarado el presidente de los populares.

Casado se ha presentado como el líder de una formación moderada y ha repetido algunas de las frases con las que manifestó su giro al centro tras el batacazo electoral de abril, cuando el PP obtuvo 66 diputados con un discurso duro, similar al de Vox y parecido al del debate de investidura. "La política no consiste en gritar muy fuerte, sino en llegar muy lejos haciendo mucho. Nosotros no tenemos vocación de minoría indomable. Tenemos ambición de mayoría imbatible. Necesitamos un Partido Popular ampliado, más popular y menos partido, integrador, reconocible, moderado, responsable tanto de la defensa de sus propias posiciones como del sistema que todos compartimos", ha dicho este lunes.

Su intervención ha gustado a la mayor parte de los barones, alarmados por el tono bronco del debate de investidura. Ninguno de ellos ha pedido la palabra para intervenir durante la junta directiva nacional, el máximo órgano del partido entre congresos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información